Cerrar Publicidad (10s)

Con el propósito de reducir el material particulado y sus efectos en el aire, 590 kilómetros de caminos rurales en la región del Biobío formarán parte del plan de Supresor de Polvo 2022.

La iniciativa, ejecutada por la dirección de Vialidad, consiste en la aplicación de cloruro de calcio o cloruro de magnesio hexahidratado, y cuyo objetivo es entregar a las comunidades que poseen caminos en condición de ripio, una carpeta de rodado que implique la menor cantidad de polvo con una duración de al menos 6 meses.

Así lo manifestó el seremi de Obras Públicas, Víctor Reinoso, quien expresó que “estamos trabajando fuertemente con familias que viven en sectores rurales de la región. Son más de 590 kilómetros lineales de camino público a intervenir, y cuyo trabajo consiste en aplicar “matapolvo”, que va a mejorar la calidad de vida de las personas que viven en las tres provincias, focalizando los esfuerzos en sectores poblados, donde hay viviendas, postas y también escuelas”.

Los trabajos comenzaron en octubre de 2021 y se proyecta que su aplicación se extienda hasta febrero de este año, dando así una solución permanente hasta la temporada de lluvias.

En tanto, el director regional de Vialidad, Claudio Deney, agregó que “estamos realizando un reperfilado con incorporación de estabilizantes químicos no contaminantes, y cuyo propósito es entregar una carpeta de rodadura que, al pasar los vehículos, mejora considerablemente la calidad del camino”.

“1.200 millones implica diversos beneficios: una reducción de hasta un 95% en el material particulado PM10, mejoras directas en la calidad de vida de los vecinos de sectores rurales, más y mejor calidad en los productos del sector agrícola”, dijo Deney.

Se trata de tres contratos distribuidos por provincias. En Biobío se ejecutan 260 kilómetros lineales de supresor de polvo; mientras que en la Provincia de Arauco, 180 km; en tanto, en la Provincia de Concepción son 150 km en total.

Cargando más noticias...