Cerrar Publicidad (10s)

los convencionales por la Región de Ñuble, Martín Arrau y Margarita Letelier, presentaron una nueva propuesta de norma constitucional a la Mesa Directiva de la Convención. Esta vez, para establecer el deber del Estado de fomentar el desarrollo de la Educación Cívica en todos sus niveles.

“La temprana formación cívica resulta clave para la valoración del sistema democrático y su conocimiento, como también para el ejercicio de los derechos democráticos. Por tanto, la plena ciudadanía de las futuras generaciones con sentido de responsabilidad y conocimiento de lo que significa la adquisición de hábitos cívicos, debiendo ser así la enseñanza de educación cívica un ramo importante y que debe ser tratada de manera separada de otros ramos, a fin de enseñarla en profundidad”, indica la justificación del oficio presentado por los constituyentes.

Martín Arrau, miembro de la Comisión sobre Principios Constitucionales, Democracia, Nacionalidad y Ciudadanía, detalló que “esta nueva Constitución es una oportunidad para sentar las bases de nuevas generaciones más empoderadas, pero también con un mejor conocimiento del país. Necesitamos como sociedad incentivar la reflexión y facilitar una mejor comprensión de la realidad social que compartimos, para así promover una participación mucho más activa en la vida cívica. Los jóvenes, en su gran mayoría, siguen desencantados de la política, de las elecciones, de sus representantes, y en gran parte es porque se ha perdido esta conversación necesaria y el entendimiento de nuestro Estado”.

Por su parte, Margarita Letelier, miembro de la Comisión de Sistemas de Conocimiento, Ciencia y Tecnología, Cultura, Arte y Patrimonio, enfatizó que “debemos volver a inculcar derechos, pero también deberes ciudadanos desde etapas más tempranas. Por eso es que creemos necesario elevar a rango constitucional, el aseguramiento y el fomento del desarrollo de la educación cívica, sin que dependa de un gobierno de turno, sino que como una política de Estado que busque la formación de los sujetos para que adquieran habilidades y competencias que les permitan relacionarse con las instituciones y con su entorno político cívico de una mejor manera, informada, crítica y constructiva”.

Los convencionales explicaron que la propuesta va de la mano con estimular la investigación, así como con el cuidado que el Estado debe dar a su patrimonio cultural. En definitiva, la norma presentada en un solo artículo dice que: “Corresponderá al Estado fomentar el desarrollo de la educación cívica en todos sus niveles, estimular la investigación científica y tecnológica y la protección e incremento del patrimonio cultural de la nación.”

Por último, Martín Arrau destacó que “promover la educación cívica fue un compromiso de campaña que tomamos de manera muy personal y proactivamente, recorriendo las 21 comunas de Ñuble, haciendo pequeños talleres a adultos y menores, conversado sobre la importancia de la participación en los espacios públicos. Es un esfuerzo que no dejaremos de hacer, pero al que queremos darle otra envergadura comprometiendo al Estado”.

Cargando más noticias...