Cerrar Publicidad (10s)

En pleno centro de Concepción, donde se conectan Caupolicán con San Martín, está el histórico Cine Windsor. En el pasado fue el primer cine porno, muchos lo recuerdan por eso; sin embargo, en la actualidad, la infraestructura y valioso espacio abre una ventana al arte bajo la administración de la Corporación Aldea  Rural.

El director Hansel Silva, en conversación con Sabes.cl, hizo un repaso de la historia del icónico espacio, la proyección e ideas apunto de concretar y que estarán disponibles para la comunidad.

Exposiciones, un nuevo café y una serie de iniciativas que buscan dar vida al centro de Concepción son parte de las ideas.

Hansel Silva ¿Cómo nace y qué viene la para la Corporación Aldea Rural?

La Corporación Aldea Rural nació en el año 2008 en el pueblo de Rere comuna de Yumbel. La idea de la corporación era transformar en el pueblo una escuela agrícola para que los niños del campo no estuvieran destinados a labores como Carabineros, Gendarmería, porque era muy normal que no pudieran estudiar y terminaran en eso, pero vino el terremoto de 2010 y se cayó parte importante del pueblo porque eran de adobe las casas, entonces nos dimos la tarea de evitar que la autoridad local demolieran las casas y en eso tomamos el museo, la Casa Cano, que era la familia más rica de Rere y que además estaba abandonada hace 50 años y la transformamos en un museo y centro cultural.

En esa época se creó la Ley de Reconstrucción Patrimonial después del terremoto, fuimos unos de los primeros beneficiados, logramos que la casa fuera declarada legado Bicentenario en el 2015 y cuando terminamos ese proceso nos empezaron a llamar de otros lados porque les pareció una experiencia exitosa y empezamos a asesorar municipalidades, centros culturales o centros de vecinos y ahora estamos desde Santiago hasta Chiloé con proyectos exitosos en los que hemos participado. Volvemos a Concepción y dentro de Concepción empezamos a traer, para visibilizar nuestro trabajo, exposiciones.

Lee también: Rere celebra sus 435 años con el desafío de la reconversión turística patrimonial

Dentro de esas exposiciones, la primera que trajimos fue la de Guayasamín, que la hicimos en la galería Marina de Sol, después vino Goya, Mata, hicimos una exposición con el periodista Luis Yáñez, pero teníamos que salir a pedir galerías prestadas porque no teníamos y acomodarnos a los calendarios de los dueños de las galerías. Dentro de eso dijimos cómo solucionamos este problema de fondo y vamos pasando por San Martin con Caupolicán y recordamos que el cine Windsor estaba abandonado, el cine Windsor que es de la familia Akel fue cine, cine porno, iglesia cristiana y un hotel hasta que estuvo abandonado.

Conversamos con él, le contamos nuestra idea, nos reunimos con los herederos en Santiago y llegamos un acuerdo de arrendar el cine Windsor, habilitarlo porque no es una restauración sino sería mucho más costoso transformarlo en una Sala de Arte y Centro Cultural. Lo hicimos, comenzamos a trabajar con mucho éxito, hicimos la primera exposición que recogió el estallido social, se llamaba “Ojos del Biobío”, que en pleno estallido nosotros inauguramos esto para demostrar lo que había pasado. Llegamos en estas fotografías hasta cuando tumban la estatua de Pedro de Valdivia en la Plaza de Armas, se inaugura la exposición, en el verano del año siguiente empezamos a tomar cine chileno con mucho éxito y viene la pandemia.

Te puede interesar: Desarrollan el primer circuito turístico patrimonial de Rere

La pandemia nos enfrenta a un desafío nuevo y distinto, primero teníamos que cumplir con las normas sanitarias y segundo hacer cultura, arte y patrimonio vía zoom y ese fue un desafío al que no estábamos preparados. Además, nos negábamos por la naturaleza de nuestro trabajo, no es lo mismo ver estas fotografías aquí y que te provoque algo, a mostrarla por zoom. No estábamos preparados para eso, pero nos capacitamos e invertimos en eso, hicimos un par de exposiciones presenciales y todos los días estábamos pendientes si pasábamos a fase 2 o fase 3, estábamos un poco ahí con incertidumbre. Sin embargo, nos fue bien, seguimos trabajando e hicimos un programa, porque así lo pidieron las autoridades, virtual, pero nunca paramos de trabajar, de hecho cuando Concepción pasó ya a apertura total, nosotros ya hace tiempo teníamos exposiciones, habíamos sacado una exposición que se quedó aquí atrapada en Chile por la pandemia y en septiembre empezamos con un ciclo de cine chileno con películas todos los miércoles y jueves, para que la gente volviera al cine y los domingos sacamos del baúl de los recuerdos la compañía de títeres Pirimpilo de Lientur Rojas; que vino a recuperar esa tradición familiar de los domingos. Nos fue muy bien, con mucho éxito tuvimos más 5 mil visitantes en el mes y sobre todo vino gente de zonas rurales que es la parte que más nos importa, como la corporación se llama Aldea Rural, logramos convocar dentro de la región del Biobío municipalidades que tuvieran la gentileza de enviarnos buses con adultos mayores y jóvenes en un trabajo en conjunto con el INJUV.

¿5 mil personas para la función de títeres?

5 mil personas tuvimos en el mes de septiembre, entre el cine chileno y la función de títeres.

¿Nuevos lanzamientos?

Una exposición en donde editamos durante pandemia unos 2 o 3 libros, uno con la historia desde el punto de vista patrimonial religioso de San Sebastián que derivó a una exposición que pretendemos nosotros inaugurar en Concepción para que la gente sepa; porque Yumbel es muy conocido por San Sebastián más allá de que si tú eres católico o no, esto es desde el punto de vista patrimonial, pero nos dimos cuenta que la gente no sabía dónde estaba enterrado San Sebastián, cuál era su nacionalidad y esta exposición viene a responder el abc de las preguntas. Se va a inaugurar en el Windsor y esperamos que, para el 20 de enero, hemos hablado con el Arzobispado para colocar la exposición en una de las casas laterales que están en el santuario.

La idea es ir impulsando un museo para Yumbel y qué es lo que te quiero decir con eso es que los museos no son un gasto; son una inversión, porque si Yumbel logra tener un museo va a mejorar la experiencia del visitante, no solo va a ser pagar la manda e irse a comer un completo, va a salir con un conocimiento mayor.}

“Es el momento de la unidad y la solidaridad entre los centros culturales del Biobío”: Hansel Silva, Director de Corporación Aldea Rural

Por ahí estamos trabajando y por el mismo motivo hemos decidido, que lo teníamos aprobado antes del estallido social, la construcción en el segundo piso del Windsor un café, un Work Café de la Cultura que va a permitir darle mayor movilidad a esa esquina, hay que recordar que es un edificio de 1948, en el segundo piso hay una especie de hostales clandestinos y en fin nosotros lo que buscamos es tener la sala de arte, que la gente pueda disfrutar de los cafés, de conversar, que vean litografías de Dalí y de Mata que son parte de la colección de la corporación. Está la máquina proyectora del Windsor, en sí, darle un toque y que la gente tenga un espacio para compartir.

¿Eso cuándo estaría listo?

Empezamos a construir y esperamos que esté listo en diciembre para ser inaugurado en enero de 2022.

¿Cuánta gente tienen proyectado que pueda estar ahí con las restricciones que hay?

El Windsor tiene una capacidad en total de 580 personas, más de la mitad abajo y arriba eran 120-130 personas. Calculamos que el café, con las normas sanitarias, van a poder estar más de 50 personas por los metros cuadrados, que es una cantidad bastante interesante para sostener el café, porque este no es un negocio para el Windsor, sino que nosotros queremos aportar a la experiencia del visitante.

¿Sacar, por así decirlo, a la gente del mall el fin de semana y que reviva el centro?

Haz tocado un punto súper importante que la gente no ha dimensionado que desde que llegó el mall, con todo lo bueno y todo lo malo, los fines de semana a las dos de la tarde el centro de Concepción muere y estamos a una cuadra de la plaza; donde además está el Teatro Concepción y el Teatro Regional del Biobío, quien en los buenos tiempos hacían todas las funciones a las siete de la tarde y el público y la cultura es uno solo. Entonces, terminábamos disputándonos el mismo público. Deberíamos hacer un trabajo en conjunto, para poder ver cómo controlar eso, no pelearnos el público y cómo de alguna manera con la Cámara de Comercio, con la Federación Regional de comercio hemos estado hablando, poder revitalizar el centro, creo que es súper importante en ese sentido. Frente al Windsor vendieron el edificio del Instituto Chileno Británico, ¿Qué va a pasar ahí?, entonces hay que buscar, nosotros que estamos insertos dentro de la comunidad de Concepción centro, y ver cómo reactivarlo.

Cargando más noticias...