Cerrar Publicidad (10s)

Un padre, identificado como Dennis Willoughby, salió a comprar leche para sus hijos en una tienda 7-Eleven en Virginia, Estados Unidos. Sin embargo, lo que nunca esperó es que volvería a su casa con un millón de dólares.

De acuerdo a lo que reportó CNN, el hombre de North Chesterfield decidió en el lugar comprarse un raspado de la lotería estatal y para su sorpresa, el ticket adquirido, un Planitum Jackpot, fue el premiado. Con nada más ni nada menos que un millón de dólares.

Así las cosas, el padre se transformó en la segunda persona que se gana el premio de oro en dicha lotería. De hecho, según precisaron las autoridades, las probabilidades de ganar son de una en 1.63 millones.

De momento, falta un premio de más de un millón de dólares por sortear. A Dennis se le ofreció llevarse el premio en pagos anuales por 30 años o un pago único en efectivo de $640,205, antes de pagar impuestos. Prefirió lo segundo.

Cargando más noticias...