Cerrar Publicidad (10s)

Una insólita situación vivió un empleado de una funeraria al notar que un recién nacido al que habían declarado muerto y que preparaba para su funeral, aun tenía latidos.

Se trata del caso de una joven de 18 años de Brasil, quien no sabía que estaba embarazada y acudió dos veces al hospital por fuertes dolores. No obstante, el personal médico la envió a su casa en ambas ocasiones sin percatarse de su estado.

Por lo mismo, la joven terminó dando a luz a un bebé prematuro en su hogar, sin ningún tipo de ayuda. Fue cuando llegó al recinto hospitalario por atención que le aseguraron que su bebé "nació muerto". De hecho, así lo confirma un certificado de defunción firmado por los médicos.

Sin embargo, esto no era así, ya que el trabajador de la funeraria encargado de ir a retirar el cuerpo, se percató que el corazón del lactante estaba latiendo y suspiraba. Por lo que lo devolvió de inmediato al hospital.

Lee también: Niño con brazo amputado aprendió a tocar la batería gracias a una prótesis 3D

A raíz de esta negligencia, los familiares realizaron una denuncia penal ante la Unidad Integrada de Seguridad Pública de Ariquemes, Brasil.

Cargando más noticias...