Cerrar Publicidad (10s)

Más de mil hectáreas han sido consumidas por el fuego, en Quillón. Distintos focos mantienen activos a bomberos de distintas comunas. La emergencia no los dejó descansar durante el fin de semana.

El trabajo de los voluntarios ha conmovido a los vecinos de Quillón. Incluso niños han participado de entregarles agua como regalo. A ello se sumó otra actitud solidaria: El restaurante Posada Tranque Viejo decidió cerrar sus puertas al público para sólo atender a los cientos de voluntarios que están combatiendo el incendio forestal.

El dueño del recinto, Víctor Rabanal, escribió en su Facebook que “mantendremos nuestro Restaurante cerrado al público”. Añadió que “trabajaremos sólo en atender a todos los voluntarios de bomberos de Quillón y las distintas compañías que vienen a cooperar en controlar este maldito incendio”.

Bajo la misma línea sostuvo que “nuestro deber es ser solidario cuando el pueblo lo necesita”. Cabe indicar que, desde la Región del Biobío, han acudido voluntarios de Chiguayante, Concepción, Cabrero, Yumbel, entre otras.

Cargando más noticias...