Cerrar Publicidad (10s)

Un Comité Operativo Ampliado se encuentra estudiando las normas que regulan la contaminación lumínica. Esto con la intención de incorporar nuevas exigencias, a fin de atenuar los efectos de la luminosidad.

Contaminación lumínica e impacto ambiental

Se trata de una iniciativa del Ministerio del Medio Ambiente que busca analizar e incorporar nuevas exigencias para el 2022. Todo con la intención de prevenir este tipo de contaminación en los cielos nocturnos de las regiones de Antofagasta; Atacama y Coquimbo, que tienen la mayor actividad astronómica del país.

Al respecto, entrega más detalles el profesor de la Universidad Técnica Federico Santa María, Denis Riquelme, quien es parte del Comité. "La contaminación lumínica en nuestro país tiene una connotación especial debido a que actualmente regiones del norte albergan observatorios astronómicos que representan la mitad de la capacidad de observaciones astronómicas a nivel mundial; y se proyecta que al 2025 Chile albergará el 70% de las capacidades mundiales de observaciones astronómicas".

"El objetivo de la norma es prevenir la contaminación lumínica de los cielos nocturnos de las regiones mencionadas. De manera de proteger la calidad astronómica, mediante la regulación de la emisión del flujo radiante por parte de las fuentes reguladas. Actualmente el Decreto Supremo Nº 43/2012 del Ministerio de Medio Ambiente, se encuentra en revisión. Dentro de los principales aspectos a revisar se encuentra la incorporación de la biodiversidad como objeto de protección adicional a la calidad astronómica del cielo nocturno y que dicha norma se extienda a todo el territorio nacional”, añadió.

Lee también: Gobierno confirmó que hay cerca de 180 incendios forestales activos en el país

Según el profesor Riquelme, en la elaboración de un proyecto lumínico, se tienen en cuenta distintos aspectos. No obstante, el concepto de contaminación lumínica o de impacto lumínico en el entorno no es siempre tomado en cuenta. Se puede considerar una evaluación del impacto ambiental de la luz en el entorno; a las radiaciones emitidas por las fuentes de luz y redirigidas por las luminarias.

"Los estudios de impacto ambiental del componente se centran en el cumplimiento del control del flujo lumínico hacia el hemisferio superior, utilizando lámparas adecuadas, control de la luz intrusa; pero no tienen en cuenta la sensibilidad del entorno en la afectación general. Se sabe que la luz artificial afecta a muchas especies y comunidades ecológicas, puede cambiar el comportamiento y/o la fisiología, la reducción de la supervivencia o el rendimiento reproductivo, también puede afectar la disponibilidad de hábitat o recursos alimenticios, donde puede atraer a los depredadores y plagas invasivas, los cuales pueden representar una amenaza para ciertas especies", explicó.

Cabe señalar que la actualización de la normativa vigente, se espera incorporar también nuevas exigencias técnicas a las luminarias, a los letreros luminosos, a los recintos deportivos, entre otros aspectos que hasta el momento no son considerados.

Cargando más noticias...