Cerrar Publicidad (10s)

Vecinos del sector La Esmeralda de Quillón tuvieron que evacuar repentinamente sus viviendas por la proximidad de las llamas del incendio forestal de la comuna.

Durante la presente jornada se sigue combatiendo el siniestro producido que ya ha dejado más de mil hectáreas consumidas según el último balance.

La emergencia provocó que la Onemi decretara Alerta Roja en Quillón para luego evacuar el sector de La Esmeralda. Los vecinos tuvieron que salir de sus casas por recomendación de las autoridades.

Alejandra Silva, vecina de La Esmeralda, sostuvo que ella llegó desde Talcahuano a las dos de la mañana a su casa.

“Pasamos una noche horrible, no hemos dormido nada y ahora el incendio se acercó mucho a la casa de mis padres, así que los baje a evacuar y se los llevaron a Talcahuano, pero no me dejan subir, tengo arriba a mi hijo, mi hermana y un sobrino que están arriba en la casa. Ellos no van a bajar y yo necesito subir, pero no hay ni una posibilidad”, indicó la mujer.

Asimismo, expresó que sus familiares se encuentran tirándole agua a la casa para intentar salvarla del avance de las llamas.

Añade que de momento no ha podido sacar nada de su vivienda, pues no cuentan con los medios para eso. Aunque si tuvo la oportunidad de sacar algunas cosas personales por unos momentos, sin embargo, no puede subir nuevamente.

También puedes leer: El emotivo rescate a un búho atrapado en el incendio de Quillón

Por su parte, Alonso Belmar, otro vecino de la comuna, relató que “uno se asusta no más, pero no tiene nada que hacer”. El hombre afirmó que no quiso evacuar junto con el resto de habitantes de la zona.

“Empezaron a evacuar y los vecinos me decían ‘don Alonso, arranque’ y yo le dije ‘¿pero por qué voy a arrancar? Saqué el auto y lo dejé en una posición cómoda para arrancar”, indicó.

Consultado respecto a su decisión de desistirse a evacuar, Alonso Belmar afirmó que en ese momento el fuego “no estaban tan encima”.

“El cuidador tomó la manguera, pusimos la piscina, y empezamos a tirar agua a los parroles, porque yo estoy tapado de parroles por todo alrededor. Hay mucho que se puede quemar”, señaló.

De acuerdo con Alonso Belmar, en Quillón han ocurrido cuatro grandes incendios desde que vive en la comuna. De hecho, en uno de ellos tuvo que concurrir personal del ejército, pues “pensaban que si se metía (el fuego) al pueblo, se quemaba Quillón, porque había un viento de como 40 o 50 kilómetros por hora”.

Respecto a este último punto, el alcalde de la comuna de Quillón, Miguel Peña, precisó que el viento es uno de los principales factores que les juegan en contra.

“El viento es el escenario más enemigo para este tipo de incendios de pastizales donde gira para cualquier lado las cabezas de los incendios. Y lo peor de todo que, cuando hay una tremenda cantidad de viento, las pavesas son las que saltan a kilómetros muchas veces y se producen otros focos en distintas partes del sector donde se está haciendo la emergencia”, manifestó.

Cargando más noticias...