Cerrar Publicidad (10s)

Desde junio del 2019, los integrantes del Consejo para la Recuperación Ambiental y Social de Coronel (CRAS) junto a diversas autoridades, entre ellas el Subsecretario del Medio Ambiente de aquel entonces, y jefe de división de Biodiversidad y Recursos Naturales, acordaron impulsar una iniciativa única en el país, que es establecer una zona marina con una Norma Secundaria de Calidad Ambiental para el Golfo de Arauco, incluyendo la Bahía de Coronel como zona prioritaria.

El estudio tiene por objetivo desarrollar un monitoreo ambiental de los ecosistemas marinos y costeros, de manera de recabar información para conocer el estado actual de la bahía y que sirva de insumo para la elaboración de las normas secundarias de calidad ambiental para aguas marinas y sedimentos del golfo de Arauco.

A raíz de este estudio, se han realizado monitoreos a las variables fisicoquímicas y biológicas (tipo de coloración, PH, temperatura, bacterias presentes, microorganismos, entre otros) de los ecosistemas marinos, que den cuenta del estado trófico (cantidad de vida albergada en la masa de agua) y de salud de los ecosistemas estudiados.

Se realizarán 3 campañas de monitoreo. La primera de ellas se realizó en octubre del 2021, las siguientes son en enero y julio del 2022. Así se tendrán monitoreos estacionales, primavera, verano e invierno.

Este monitoreo contempla mediciones en el área submareal (21 puntos), intermareal arenoso de playa (19 puntos), intermareal rocoso (7 puntos) y humedales costeros (2 puntos).

Lee también: Seremi del Medio Ambiente entrega equipamiento y certificados SENCE a recicladores de base del Biobío

“En el territorio se desarrollan diversas actividades económicas, asociadas principalmente al turismo, la extracción de áridos de sectores costeros, las industrias pesquera, forestal, portuaria, generación termoeléctrica, descargas de aguas servidas, por lo que se hace sumamente necesario poder regular todas estas actividades a través de una norma secundaria, que nos establezca los parámetros máximos y mínimos permisibles de intervención sobre la Bahía de Coronel y el Golfo de Arauco. Esto sin duda es un trabajo importante, y quiero relevar que fueron los propios consejeros del PRAS de Coronel quienes asumieron este desafío como propio, y fueron a Santiago para demostrar que era importante una acción de esta magnitud”, comentó Mario Delannays, Seremi del Medio Ambiente.

La bahía de Coronel, en la región del Biobío, se encuentra dentro del territorio del Programa para la Recuperación Ambiental y Social (PRAS), una estrategia de trabajo multisectorial, liderada por el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), que busca el diálogo entre diversos actores del Estado, la ciudadanía y la industria de territorios que presentan problemas socio-ambientales históricos.

Durante la elaboración del PRAS, los representantes de la comunidad consideraron que “la calidad del agua, sedimentos marinos y biota ha sido afectada provocando su contaminación, debido a las diversas actividades productivas que se desarrollan en la bahía”. Además, se indica que “existe un desconocimiento de la condición actual de la bahía y una falta de línea base para corroborar el estado natural o condición previa a los impactos antrópicos que la aquejan”.

Te puede interesar: CMPC y Seremi de Medio Ambiente Biobío firman convenio de colaboración para proteger flora y fauna amenazada

Esta preocupación por la temática asociada a la bahía de Coronel se condice con el noveno de los 19 objetivos identificados en el documento que generó el PRAS Coronel con 95 prioridades, el cual es “contar con una adecuada compatibilización de usos y calidad ambiental en el borde costero”. Dentro de las propuestas de solución de este objetivo está la implementación de una norma, en conjunto con otras medidas de solución orientadas a mejorar la información disponible.

“Este importante logro es producto del diálogo permanente que se genera en el PRAS, donde confluyen diversas opiniones, principalmente de los vecinos, de organizaciones sociales y, por cierto, la comunidad en general. Estamos siendo capaces de establecer prioridades comunes, dando solución a los problemas que se presentan con una visión integral, por lo que es valorable lo que ha hecho este Consejo (CRAS) por el bien de Coronel. Este estudio esperamos cierre durante el 2022, y con ello contar con más insumos para que podamos tener lo antes posible esta norma la cual esperamos se materialice durante el 2023”, cerró la autoridad ambiental.

Cargando más noticias...