Cerrar Publicidad (10s)

Con casi un siglo de historia y una fachada con tintes neoclásicos característicos del movimiento renacentista, el Gimnasio Schwager es una de las construcciones imperdibles de la comuna de Coronel en Biobío, y más representativas de los años dorados de la industria del carbón.

Emplazado en el sector Puchoco, esta estructura de hormigón armado construida en 1939 por la Compañía Carbonífera y Fundición Schwager, se encuentra en la última etapa de restauración y reconstrucción, iniciativa que representa una inversión de 1.280 millones de pesos.

“Este es un edificio de carácter histórico y lo que estamos haciendo es la restauración del gimnasio, y para eso lo primero que se hizo fue un refuerzo estructural porque había zonas que tenían posibles colapsos, y se realizó un refuerzo estructural completo. Es decir, el edificio ahora puede durar fácilmente 100 años más”, dijo José Tiznado, visitador de obras de la constructora Andes, a cargo de la iniciativa.

La restauración del gimnasio contempla el tratamiento de los muros históricos con revestimientos originales y diseña una cubierta contemporánea y ligera, construida con vigas de madera laminada de menor tamaño, mediante un entramado que permite aprovechar mayormente la luz natural, y así iluminar el interior del gimnasio a lo largo de la estructura, cuya dimensión es de 21 metros de ancho por 60 metros de largo.

Ernesto Hernández, ingeniero a cargo del proyecto y asesor de la empresa Lamitec, explicó que el levantamiento de la cubierta representó una inversión de poco más de 120 millones de pesos y su emplazamiento se extendió por 60 días.

Actividades deportivas que incluían veladas de boxeo, bailes y presentaciones artísticas y culturales eran parte de la oferta permanente del Gimnasio Schwager, y que podrían volver próximamente.

El edificio deportivo fue adquirido en 2011 por la municipalidad de Coronel y presentaba un estado de deterioro avanzado.

Si bien las primeras cicatrices de la estructura fueron dejadas por el terremoto de 1939, su declive comenzó en la década del ‘80 con el primer cierre de la carbonífera y el cambio de siglo lo dejó prácticamente en total abandono.

Cargando más noticias...