Cerrar Publicidad (10s)

Una familia, compuesta por Laura Blackham y John Goodhand, se fue de vacaciones y le pidieron a unos amigos que le cuidaran la casa. Sin embargo, esta fue usurpada por ellos y en su regreso, se negaban a abandonarla. El hecho ocurrió en Grimsby, Gran Bretaña.

La situación se gestó el pasado 12 de noviembre y acorde a lo que consignó Crónica, al regresar de su viaje, la pareja se encontró con que la familia "amiga" se apoderó de la vivienda. A raíz de ello, no pudieron ingresar a su hogar.

"Nos fuimos de vacaciones hace unas tres semanas y confiamos en que la casa estaría segura con nuestro amigo. Pero cuando regresamos el viernes 12 de noviembre, no pudimos entrar", contó John a Grimsby Telegraph.

Luego, añadió que "nos dijeron que se habían atrincherado y que no se irían. Fue tan raro porque no sabíamos qué les habíamos hecho mal. Fue tan extraño. Simplemente no podíamos creer que nos hicieran esto. Es repugnante estar encerrado fuera de tu propia casa".

Lee también: Adolescente fue encarcelada por horas tras negarse a ser casada por dinero

Pese a que se les negó el ingreso a su vivienda, la familia pudo irse a otra casa que tenían cerca y no quedaron en la calle. Sin embargo, trataron de volver a su casa.

"Hicimos varios intentos para arreglar y razonar con ellos, pero todo fue en vano. Nos hicieron sentir mal a los dos por el estrés y la preocupación. Lo que le han hecho a la propiedad es imperdonable", relató John sobre la situación.

Finalmente, la familia logró retornar a su vivienda. Sin embargo, el daño estructural los dejó mal. Incluso lo catalogaron como "catastrófico" y aseguran que quieren irse de su vivienda.

"Ellos tiraron nuestros muebles al patio trasero y los destruían. Incluso derribaron parte del muro fuera de la propiedad", dijo John.

"Queríamos que nos devolvieran la casa. Ahora es un completo desastre y ambos estamos profundamente heridos por lo que nos sucedió. Queremos irnos", cerró el dueño de la propiedad.

Cargando más noticias...