Cerrar Publicidad (10s)

Un hombre llevó a su esposa a cumplir con su deber cívico arriba de un carrito. La pareja llegó hasta el Liceo Abate Molina, en Talca, Región del Maule.

En diálogo con T13, Juan Vargas Cid contó que llegó hasta el local de votación en un carrito. A través de ese medio de transporte traslada a su esposa, Marta Curín, quien padece una serie de enfermedades por ser diabética y no puede desplazarse por sí sola.

No obstante, una vez que llegaron, se dieron cuenta que les habían cambiado el local de votación y a raíz de ello, tuvieron que trasladarse hasta esa nueva dirección.

El hombre contó al medio citado que "a mi señora le tocaba en este liceo todas las veces y ahora nos mandan a otro liceo, y en la situación que andamos que nos movilizamos solo en este carrito y somos los dos solos y no sabemos qué hacer".

Lee también: Carabinero es detenido tras ser acusado de grabar bajo la falda de joven en local de votación

La situación en sí se les hizo muy complicada y sobre todo "para estacionarnos porque con tanto vehículo que anda, no sabemos cómo lo vamos a hacer ahora".

Luego, Juan explicó que su esposa es diabética hace más de 30 años. De hecho, tiene un problema en la cadera, riñones, pulmones y en su corazón.

Es más, él relató que traslada a su esposa en el carrito y también trabaja con ese medio de transporte. "En este carrito nos movilizamos y yo trabajo en él, cuando puedo trabajar vendo fruta y verdura, soy vendedor ambulante", señaló.

En ese sentido, agregó que "este carrito lo compré, junté moneditas, y ya va a tener 3 años, más que nada fue para poder movilizarla a ella, porque cuando tiene que ir a control al hospital tengo que llevarla en él".

Cargando más noticias...