Cerrar Publicidad (10s)

Investigadores de la Universidad Técnica Federico Santa María desarrollaron un innovador antibiótico a partir del erizo negro de mar. El descubrimiento lo efectuaron a partir de ovas liberadas por este animal, cuyos compuestos sirven para combatir enfermedades e infecciones.

La metodología obtuvo patente en Estados Unidos y Chile. Además cuenta con la aprobación en Noruega. El proyecto -efectuado con el apoyo de la empresa Knop Laboratorios S.A-, desarrolló un método para extraer compuestos del erizo negro. Entre ellos el equinocromo A, que se utiliza como insumo para generar medicamentos.

Este compuesto es un pigmento que produce el sistema inmune del erizo negro de mar y su extracción desde ovas permite que el erizo vuelva a su ecosistema. Lo convierte en una innovación sustentable.

Michael Seeger, académico del Departamento de Química de la USM y director del programa de Doctorado en Biotecnología USM-PUCV, señaló que "nosotros demostramos que estos compuestos tienen interesantes propiedades antibióticas contra varios patógenos humanos como Staphylococcus aureus, Klebsiella pneumoniae y Pseudomonas aeruginosa, con una alta actividad y que, además, tienen propiedades antioxidantes".

Lee también: Crean pintura que prometen reemplazaría al aire acondicionado

Por su parte, Erwin Strahsburger, investigador responsable de la secuenciación genómica en el Laboratorio Molecular de la Universidad de Atacama, indicó que "la innovación está en el hecho de obtener compuestos bioactivos del erizo negro desde las ovas liberadas por la hembra".

"Los erizos tienen fecundación externa, es decir, liberan las ovas y sus espermatozoides al mar, en donde se fecundan. La innovación consiste en inducir la ovulación de la hembra del erizo negro, colectar sus ovas y utilizarlas como fuente natural de compuestos bioactivos. El proceso tiene muy reducido impacto ambiental ya que no se afecta la vida de la hembra", agregó.

El equipo de investigación que conforman Seeger, Seeger, Strahsburger, la investigadora Myriam González y el Dr. Franco Cárdenas, lo que sugiere es que estos compuestos pueden aplicarse en enfermedades que causan los microorganismos.

Por ejemplo: infecciones en la piel, enfermedades dentales, ginecológicas, entre otras. Además, desde el punto de vista científico, el equinocromo A es parte de la respuesta inmune del erizo marino. Su estudio puede ayudar a entender su rol en la protección contra virus y bacterias.

Cargando más noticias...