Cerrar Publicidad (10s)

"El amor es la fuerza más humilde, pero la más poderosa de la cual dispone el mundo", dijo el activista indio Mahatma Gandhi. Una frase que por estos días para Favio Ruiz y Wilma Araos, padres de acogida de Chiguayante, resuena con fuerza en el seno de su familia. Luego de años de litigio, la Justicia los reconoció como padres legales del niño que está a sus cuidados desde que tenía seis meses de nacido.

En la actualidad el menor tiene cinco años de edad, vive rodeado del amor de la familia Ruiz Araos, lejos de todo el proceso mediático y legal que significó su caso.

Siendo lactante quedó al cuidado del Sename y susceptible del Programa de Familias de Acogida Especializada de la misma institución. Así, por dos años el pequeño estuvo al cuidado del matrimonio Ruiz Araos, creando apego y lazos familiares.

En un momento estos padres guardadores chiguayantinos fueron ignorados por el Sename para iniciar el proceso de adopción. Sin embargo, luego de tres años de múltiples diligencias en el Poder Judicial, finalmente el Juzgado de Familia de Concepción acogió la solicitud de adopción presentada por Favio y Wilma, ordenando al Registro Civil inscribirlo con sus apellidos.

Lee también: Familia de Tomé necesita el medicamento más caro del mundo para su pequeña hija

Notoriamente emocionada, Wilma Araos, enfatizó que "él siempre ha sido un hijo. Usted lo ve y es el niño más feliz del mundo. El vínculo que él hizo con nosotros es especial. Con este asunto de la pandemia este proceso fue más largo de lo normal. Pero yo nunca dudé de que una jueza no fuera a velar por el bien superior de él y realmente lo dejara en la familia que él siempre tenía que estar, que es nuestra familia, que es su familia".

Asimismo, esta madre envío un mensaje a aquellas familias que estén en una situación similar a la que vivieron durante estos últimos cinco años.

"Quizás hay otras familias que están en el mismo caso que estuvimos nosotros, sigan luchando y dando la pelea, no bajen los brazos, porque uno todo lo que hace lo hace en beneficio de sus hijos. Todo es por ellos y para ellos, siempre. El amor tiene que prevalecer sobre todo esto. Nosotros cuando empezamos este caso nos llegaron muchos mensajes de apoyo de familias que estaban en las mismas circunstancias que nosotros y mi mensaje es ese, velar siempre por el bien superior de sus hijos", complementó.

Había otro matrimonio interesado en la adopción

Cristian Echayz, abogado del matrimonio Ruiz Araos, reveló que el proceso legal se extendió por casi tres años, en el que había otro matrimonio que también presentó la solicitud de adopción por el niño.

"El Tribunal de Familia de Concepción, después de una larga tramitación acogió la solicitud de adopción de mi representado; quienes se disputaban, además, esta solicitud de adopción con otro matrimonio que también estaba interesado", dijo.

"Este menor llega al domicilio de mi representado cuando tenía escasamente seis meses de vida. Pasan un largo proceso, donde lo tienen en prioridad de familia guardadora, una estadía de tránsito. Esta estadía, se supone en teoría, que debiera no durar más allá de los seis meses, precisamente para evitar el vínculo del menor con la familia que lo está cuidando de manera transitoria. Lamentablemente, y por errores del sistema, esta estadía se fue prolongando un año y medio e inclusive un poco más. Esto obviamente generó este vínculo natural entre el menor y la familia de mi representado", explicó el jurista.

Echayz detalló también que el niño aprendió a dar sus primeros pasos, a hablar y a reconocer como padres al matrimonio Ruiz Araos. "En ese contexto, mis representados toman la decisión de solicitar la adopción y convertirse en definitiva en los padres de este menor. No fue que ellos inicialmente hayan decidido adoptar. El tribunal consideró a otro matrimonio en su minuto, ya que como antes señalaba, mis representados eran sólo la familia cuidadora. A raíz de eso, nosotros tuvimos que interponer un recurso de protección ante la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Concepción, el cual fue acogido y fue ratificado por la Excelentísima Corte Suprema", arguyó.

Sentencia definitiva

Así las cosas, esta historia se encaminó hacia un final feliz cuando la Justicia consideró a Favio Ruiz y Wilma Araos en el proceso de adopción, evaluándolos bajo los mismos criterios que cualquier matrimonio presenta. En el intertanto, recibieron la calificación de idoneidad positiva desde el Sename.

En el juicio, indicó el abogado Echayz, tuvieron que "presentar todos los medios probatorios que debiera presentar cualquier matrimonio que aspire a adoptar un niño. Me refiero a documentos, testigos, informes, y en realidad todo medio probatorio que permita al tribunal llegar a la convicción de que ellos son el matrimonio idóneo para quedarse con este menor".

"Esto lo resolvió el Tribunal de Familia de Concepción. Es sentencia definitiva, tiene el carácter de ejecutoriado. Por lo tanto, en lo que a mí respecta, yo he acompañado durante prácticamente tres años a la familia y con le sentencia, a la que te refieres, se pone término a este largo proceso y esto ya no tiene marcha atrás", concluyó el jurista.

Cargando más noticias...