Cerrar Publicidad (10s)

Una mujer ocultó el cadáver de su hijo entre las paredes de su casa porque no tenía dinero para costear el funeral. El hecho se gestó en Pensilvania, Estados Unidos y fue la propia madre quien confesó lo ocurrido.

A la madre se le identificó como Kylie Wilt de 25 años y acorde a lo que consignó New York Post, fue ella quien admitió a las autoridades haber escondido el cuerpo de su hijo de un año en las paredes de su hogar.

La razón que esgrimió es que no tenía dinero e incluso, según dató el medio citado, reveló que el cadáver llevaba escondido desde febrero del 2021.

En relación a los detalles que consignó la Oficina del fiscal del Distrito de Washington, Wilt explicó que realizó un agujero en la pared y luego pintó para que no se notara.

Lee también: Cuatro bebés murieron tras incendio en un hospital

Antes de descubrirse el crudo hecho, Kylie le había dicho a los investigadores, quienes inclusive concurrieron hasta su casa, que el pequeño estaba en otra casa, en Carolina del Norte y bajo la vigilancia de otra persona.

No obstante, tras haber expresado su versión, decidió contar lo ocurrido y aseguró que el lactante falleció por el "síndrome de muerte súbita infantil" en la antigua casa de su pareja. Fue ahí cuando también confesó haber escondido el cadáver por no contar con dinero.

Tras la confesión, la madre enfrenta cargos por ocultar la muerte del bebé -cuya causa se está investigando-, abuso de cadáver, obstrucción a la justicia, fraude a la asistencia social y alteración de pruebas.

En tanto, el padre del lactante, Alan Hollis, afronta cargos por obstrucción a la administración de la ley y otras funciones gubernamentales.

Cargando más noticias...