Cerrar Publicidad (10s)

Pesar existe en Talcahuano por el fallecimiento de la querida e histórica María Martínez Parra, quien fue fundadora de la bentoteca “Mar y Sol”. Ella, junto a su esposo, Segundo Sepúlveda, comenzaron en 1974 con un pequeño restaurante que vendía almuerzos y colaciones a pescadores. Con el paso de las décadas, se transformó en uno de los principales y característicos locales de la costa chorera.

Rodrigo Lara, pareja de nieta de María Martínez, contó que “desde hace muchos años trabajó siempre, todos los días, de lunes a lunes en su restaurante. Lamentablemente, su estado de salud comenzó a decaer”.

Cabe recordar que dicho local fue duramente dañado por el tsunami del año 2010. Durante casi un año, se fue a pérdida. Sin embargo, lograron salir adelante. Lara destacó que “ella empezó cocinando. Estuvo en la cocina hasta en la época del terremoto. Cuando el restaurante se lo llevó el maremoto, ella no trabajó más en esa área”.

Añadió que “la abuelita me contó que uno de los primeros platos que inventó, fue un especial mariscal de piure, como sopita. Los condimentos a la gente le encantaban”.

Tras el tsunami, Silvia Sepúlveda, hija de María Martínez Parra, se hizo cargo de la reconstrucción y sacó adelante la bentoteca que crearon sus padres.  

El alcalde de Talcahuano, Henry Campos, indicó que “para nosotros es muy triste. Es una emprendedora de la comuna, que le tocó vivir momentos tan difíciles como el terremoto donde perdió su fuente laboral. Pero se levantó y reinventó. Nosotros la homenajeamos como una persona que reivindicó a Talcahuano como una potencial capital gastronómica y turísticas. Ella es un ejemplo a seguir para muchos emprendedores de la comuna”

Cargando más noticias...