Cerrar Publicidad (10s)

La campañas electorales para las elecciones del próximo 21 noviembre están desplegadas en todo el Gran Concepción. En medio del alto número de candidatos al Consejo Regional del Biobío se alza el nombre de Pablo Veloso (Evópoli), periodista de profesión y con toda una vida ligada al servicio público.

Por la jurisdicción de Concepción I (Hualpén; Penco; Talcahuano y Tomé), Veloso (40) busca quedarse con un cupo en el Core y desde ahí, dijo, construir región junto a la ciudadanía.

-¿Por qué decidiste aceptar este desafío?

Decidí postular al Consejo Regional por un tema de convicción. Llevo trabajando más de diez años en el servicio público; cerca de 15 años de vida profesional donde siempre de una u otra manera he estado en contacto con la comunidad; he estado en contacto con las necesidades de la gente, reporteando primero en TVU, donde partí mi carrera profesional, con mucho periodismo ciudadano, mucho contacto con la gente.

Después me tocó pasar a un municipio, el de Penco, donde también seguimos con harta relación con la comunidad.

En todas las reparticiones en las que he estado he sido bien dirigente, aparte tenía un historial de trabajo social y pastoral en el colegio. Estudié en el Salesiano. Así que siempre he estado en contacto, y creo que falta algo de ese tacto para los Core, más que llegar a decir 'vengo a venderte lo que yo tengo fresco', llegar a preguntar qué es lo tú necesitas para tratar de ayudarte en eso. En lo que la gente necesite poder ayudar a gestionar y ser un canalizador de sus necesidades en el Core.

-¿Entonces tu marca personal es el sentido social?

Tengo un sentido social bien fuerte. Yo partí desde muy chico trabajando en pastoral con comunidades en riesgo social y en ese sentido, creo que puedo aportar mucho desde lo social. Conocer la comunidad, poder conversar con los dirigentes y las dirigentas; con juntas de vecinos; organizaciones sociales y clubes deportivos para que me digan qué necesitan y yo poder hacerlo.

Creo que esa es mi mirada, ser un vehículo y canalizador de las necesidades y obviamente un fiscalizador de que los recursos que se aprueben en los FNDR, y otros tipos de recursos que lleguen, puedan ser utilizados de buena manera. Que sean entregados también a quien corresponda hacerlo.

Desde que tengo conocimiento del Gobierno Regional y Consejo Regional siempre ha habido una manera, una cantidad de 'arreglines' para que sean beneficiados los mismos de siempre con las licitaciones.

-¿Cómo se gestó tu postulación como candidato por Evópoli?

Yo entré al servicio público el año 2010 y nunca milité en un partido político. Trabajé para gobiernos de izquierda y de derecha. En ese sentido me considero más un servidor público que un político.

Sin embargo, el año 2019 decidí empezar a militar en Evópoli en base a mi cercanía y amistad con Juan Pablo Spoerer, que es el actual presidente regional, con quien compartimos muchos lineamientos sobre cómo ver el futuro y no mirar tanto al pasado.

Somos parte de una generación que crecimos sin las divisiones, sin los temores que se vivieron en los años 70 y 80. Empecé a tener más conciencia durante el retorno de la democracia. Creo que tenemos esa visión que podemos aportar para construir un mejor futuro.

Siempre he pensado que en este país son más las cosas que nos unen que las cosas que nos dividen, pero nos gusta mirar las divisiones y necesitamos mirar más lo que nos une. También siento que en este partido me siento más libre que siendo independiente.

-¿Cómo te has sentido como candidato?

La verdad es que bien. Ha sido entretenido el contacto con la gente, conversar con gente que de repente nos paramos en la calle y les digo: Oye mira soy Pablo Veloso, soy periodista y es la primera que vez que voy de candidato a un cargo de elección popular, quiero que conozcan mis propuestas. Y que la gente comience a preguntar y poder responderles desde el corazón, creo que es una sensación impagable.

No tener que camuflar, no tener que esconder algún pensamiento o algo porque he tratado de hacer una campaña super sincera. Tan sincera que el primer mes no pude dedicar tanto a la campaña, porque aún estaba funcionando en mi puesto de trabajo. Obviamente como servidor público no puedo hacer campaña en horas de trabajo. Entonces, limité la campaña a después de las seis de la tarde y los fines de semana.

Siento que estoy tratando de hacer bien las cosas, respondiendo desde el corazón y siendo muy sensato en cuanto a lo que quiero ofrecer, para que la gente pueda preferirme y votar por mí.

-¿Cuánto votos necesitas para alcanzar un escaño en el Consejo Regional?

Estaba sacando la cuenta de que como lista cerca de cinco mil votos, espero con eso aspirar a ser parte del Consejo Regional.

-¿Qué definición le darías a esta etapa de tu vida como candidato a Core?

Que vengo a servir y no a que me sirvan.

-¿Cuáles son los ejes de tu propuesta?

Los ejes que yo estoy trabajando son tres, que van en conjunto. Por ejemplo, un eje es salud y deporte que muchas veces se suelen tomar por separado, pero para mí van muy de la mano.

Yo hasta hace un año pesaba cerca de 140 kilos, pese a que siempre jugaba fútbol y me consideré buen deportista y cercano al deporte. También trabajé en el Instituto Nacional del Deporte cinco años. Engordé mucho y tomé conciencia de mi salud, de los daños que la obesidad estaba causando a mi salud y empecé una vida con una dieta con ejercicio, me sometí a una cirugía con bypass gástrico para poder regular mi diabetes y mi hipertensión, que pese a mis cuarenta años ya las tenía.

Pude evidenciar lo importante que es tener una buena salud y cómo el deporte te ayuda a tener una buena salud.

Conozco muy bien el tema del deporte. Me inicié con el periodismo deportivo en mi vida profesional y trabajé también en deportes. Asimismo, me he relacionado al tema de la salud mediante mi señora que es enfermera. Estoy muy entusiasmado con crear, generar y apoyar proyectos que vayan de la mano de la vida sana para poder fomentar y mejorar la salud de la comunidad; sobre todo el tema de la obesidad que a mí me afectó directamente y que puedo ayudar a otras personas a que la puedan superar.

Otro eje que me interesa bastante es la seguridad de la mano de la educación. Creo que la educación es fundamental para poder generar instancias de seguridad, para que los muchachos y las muchachas conozcan sus alternativas educacionales.

Yo conocí la educación de cerca toda la vida, mi mamá es profesora jubilada con una vocación gigante en servicio para toda la comunidad. Yo creo que eso es lo que necesitamos fomentar, que haya instancias y espacios educacionales.

El otro año viene un desafío gigante con el regreso de las clases presenciales para evitar la deserción escolar, porque mucha gente va a dejar el colegio y no va a querer terminar. Necesitamos recuperar esa gente y darle las alternativas para que estudien. No sólo llegar a la universidad tradicional, ver las alternativas de CFT, de capacitaciones o institutos profesionales que podamos tener mayor presencia de institutos educacionales en las comunas de Hualpén, Talcahuano, Penco y Tomé.

El último eje que me interesa trabajar porque las cuatro comunas tienen vocación turística y gastronómica, Hualpén entre Chome, Perone, Lenga; Tomé con Coliumo, Dichato, Punta de Parra, Cocholgue; Penco con Cerro Verde, Playa Negra, Lirquén; Talcahuano con La Poza y Tumbes. Todas estas comunas tienen esta vocación de turismo gastronómico pero que se ha visto afectada hace unos años por el terremoto y ahora por la pandemia. Se necesitan agendar proyectos y generar instancias de participación y de difusión para que la gente pueda llegar a ellas, entonces unir el turismo y el emprendimiento dentro del tercer eje.

Ese es mi plan de trabajo que tenemos desarrollado junto con mi equipo que igual es amplio, lleno de amigos y excelentes profesionales.

Cargando más noticias...