Cerrar Publicidad (10s)

Un joven estudiante de 21 años mató a su abuelo con un hacha y entre los argumentos que escuchó el equipo SWAT, él aseguró que "Dios me dijo que lo hiciera". El hecho ocurrió en Nueva Jersey, Estados Unidos.

Al joven se le identificó como Jason Vicari. Acorde a lo que consignó People, fue el padre de él quien dio aviso a la policía de que portaba un arma y que había secuestrado a su abuelo.

Una declaración jurada que compartió el medio citado, precisó que el progenitor del joven "indicó que su padre estaba acostado en el baño, inconsciente con una herida en la cabeza y la ventana del baño rota".

A raíz del aviso, la policía y el equipo SWAT concurrió hasta el lugar. Fue ahí donde encontraron el cadáver del abuelo en el baño, quien tenía múltiples heridas efectuadas -presuntamente- con un hacha. A un costado suyo, estaba la cabeza del hacha, mientras que el mango se halló en el sótano.

Lee también: Sujetos torturaron y mataron a golpes a adulto mayor

A ello se suma que se encontró sangre en una caja fuerte y un arma en un dormitorio aledaño. Una vez que dieron el individuo, les dijo que "nadie estaba vivo" y cuando la policía lo detuvo, un miembro del equipo SWAT, escuchó que Vicari decía desde la parte trasera de la ambulancia lo siguiente: "Dios me dijo que lo hiciera".

No fue solo eso, ya que también declaró que pensaba que su abuelo era un monstruo y que "Dios le dijo que tendría que cambiar de religión".

De momento, se conoce que el joven está en la cárcel del condado de Bergen. Se le acusa de asesinato, robo y posesión de armas. Su audiencia, en tanto, se fijó para el próximo 29 de octubre.

Cargando más noticias...