Cerrar Publicidad (10s)

Una mujer, a quien se le identificó como Jessika Aldrey Germiniani, sufrió la perforación de un pulmón cuando estaba en una sesión de acupuntura, en Mato Grosso, Brasil.

Se trata de una empresaria de 26 años, quien tuvo que someterse a una cirugía de emergencia tras la perforación sufrida. Había acudido a la sesión para aliviar un dolor de cuello.

Conforme lo informó el portal de G1, horas más tarde de que asistiera a la sesión, Jessika debió concurrir hasta un hospital en el municipio Sorriso, al norte de Mato Grosso, en Brasil. Lo anterior ya que tenía dolor y dificultad para respirar.

Acorde a los antecedentes, la mujer fue a una terapeuta de masajes por un dolor de cuello y la profesional le dijo de hacer una sesión de acupuntura en su espalda. Ello a fin de acelerar el proceso de sanación.

Según su relato, en ese momento sintió mucho dolor, "pero ella dijo que era parte del procedimiento y me liberó para poder ir a casa".

"Al mismo tiempo, comencé a sentir dolor y falta de aire. Llegué a casa e intenté acostarme, pero no pude y la dificultad para respirar iba en aumento", complementó a lo dicho.

Te puede interesar: EE. UU pagaría compensación por civiles muertos tras ataque en Afganistán

Le sugirieron ir al hospital y en el lugar se dio cuenta de lo ocurrido

Jessika no quiso dejar las cosas de esa manera y se contactó con otra fisioterapeuta para averiguar de qué se trataba.

“Ella sugirió que podría haber pasado lo más improbable, que era que me había perforado el pulmón, y me pidió que fuera al hospital de inmediato", comentó.

En ese sentido, agregó que "también llamé a la masajista para preguntarle cuántos centímetros había insertado la aguja, pero no lo hizo, no lo explicó bien, sino que me dijo que sólo estaba en mi cabeza".

La empresaria concurrió al hospital y en el lugar se dio cuenta de la magnitud de la perforación que tenía en su pulmón. Lo supo luego de que los doctores hicieran una tomografía computarizada. Lo que le pasó a ella fue que sufrió un neumotórax y su órgano se encontraba lleno de aire.

Al respecto, ella dijo que "estaba aterrorizada. En el momento en que salí de la tomografía computarizada, vi al médico venir hacia mí con una expresión en el rostro de que no daría buenas noticias".

"Era una situación extremadamente delicada. El doctor dijo que un día más en casa habría sido fatal. Iba a morir en casa sin que nadie supiera lo que estaba pasando", confesó.

Tras ello, ahora la empresaria deberá usar un dispositivo y este le ayudará a drenar el aire que está alojado dentro de su pulmón. A ello se suma que seguirá su recuperación acompañada de un fisioterapeuta.

Cargando más noticias...