Cerrar Publicidad (10s)

La Fiscalía Nacional Económica de Chile (FNE) dio a conocer este jueves el Informe Preliminar de su sexto Estudio de Mercado, que abordó el mercado del gas en Chile en el período comprendido entre 2010 y 2020, enfocándose en los segmentos de Gas Licuado de Petróleo (GLP) y Gas Natural (GN).

En el texto, la FNE recomienda prohibir que Gasco, Abastible y Lipigas participen en la distribución de gas licuado a los consumidores y propone cambios regulatorios al negocio del gas natural para que baje el precio de ambos combustibles.

Asimismo, en su análisis constató la hipótesis planteada al inicio del estudio, en cuanto a que el mercado del gas en Chile no está funcionando adecuadamente desde una perspectiva competitiva, y propone al Poder Ejecutivo recomendaciones para corregir dichas anomalías.

Lee también: Cámara Chilena de la Construcción lanza nueva plataforma para monitorear mercado de arriendos en tiempo real

La FNE estima que, de acogerse sus recomendaciones, el precio de venta al público de cada cilindro de gas licuado debiese disminuir alrededor de 15%  y que el precio del gas natural que pagan los clientes de Metrogas debiese bajar entre 13% y 20%.

El fiscal nacional Económico, Ricardo Riesco, señaló que “este estudio confirma que el mercado del gas no es suficientemente competitivo y nuestras recomendaciones buscan que esta situación cambie lo antes posible en beneficio de los consumidores, porque estamos convencidos de que los precios pueden ser significativamente menores a futuro si se ajusta la regulación”.

Detalles del informe

De acuerdo al informe, en el mercado de la distribución mayorista de Gas Licuado del Petróleo (GLP) "se observa una baja intensidad competitiva" y algunos factores estructurales que hacen que el riesgo de coordinación entre competidores sea alto.

Esta baja competitividad en el mercado del gas licuado ha producido que entre 2014 y 2020 los distribuidores mayoristas de GLP hayan aumentado sus márgenes mientras sus costos han caído, lo que significa que no han traspasado íntegramente a los consumidores finales las bajas que han tenido en sus costos.

En efecto, la FNE calculó que, producto de la baja intensidad competitiva en el mercado del GLP, en ese período los distribuidores mayoristas de este insumo han aumentado su margen anual de un 35% a un rango de entre 50% y 55% aproximadamente, lo que equivale a US$ 261 millones anuales de manera agregada.

La recomendación de la FNE en el mercado del GLP busca fomentar la competencia prohibiendo que las empresas de distribución mayorista de este producto participen, ya sea directa o indirectamente, en la distribución minorista de gas licuado a los consumidores finales.

"En la práctica, esta prohibición tiene por objeto que los distribuidores minoristas de gas licuado (5.600 actualmente en Chile) puedan vender cilindros de gas de cualquier marca sin estar 'atado' a una compañía distribuidora mayorista de GLP, lo que les permitiría elegir libremente a la empresa que les ofrezca un mejor precio", precisa el informe.

Mercado del Gas Natural

La FNE constató que la regla que consagra el derecho a acceso abierto a las redes de transporte de gas natural no es precisa, lo que ha provocado incluso litigios ante la Corte Suprema e investigaciones de la Fiscalía por la negativa de los propietarios de las redes a conceder el acceso a nuevos competidores que ayudarían a dinamizar la competencia y a bajar los precios en este mercado.

Por otra parte, la Fiscalía detectó que una excepción contenida en la última reforma a la Ley de Servicios de Gas, de junio de 2017, permitió a Metrogas, a través de Agesa, una empresa integrada verticalmente y no sujeta a regulación, aumentar el costo de la prestación de su servicio de distribución de GN.

Ello se tradujo, desde febrero de 2017, en un aumento de entre 13% y 20% en el precio del gas natural residencial pagado por los clientes de Metrogas, equivalentes a entre US$ 78 y US$ 87 millones anuales.

La primera recomendación de la FNE en este mercado consiste en precisar el régimen de acceso abierto a las redes de transporte de gas natural, a través de una regulación detallada, ya sea en a nivel legal o reglamentario, de la forma en que debe funcionar este sistema, otorgando potestades a la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) en caso de negativa al acceso y estableciendo un mecanismo adecuado y expedito de resolución de conflictos.

La segunda propuesta de la FNE consiste en modificar el cálculo de la tasa máxima de rentabilidad de las distribuidoras de gas natural conforme a la Ley de Servicios del Gas, de tal modo que la fórmula considere la rentabilidad de todo el grupo económico verticalmente integrado.

Eso permitiría bajar significativamente el precio del gas natural residencial  pagado por los clientes de Metrogas.

Cargando más noticias...