Cerrar Publicidad (10s)

El Ministerio Público en la Región del Biobío formalizará al segundo hermano de la médica penquista Paulina Carrasco Godoy, imputada por un megafraude a Fonasa que supera los $6 mil millones.

En la causa ya se encuentra formalizado por lavado de activos David Carrasco Godoy. En la audiencia programada para el próximo 10 de noviembre se formularán cargos similares a otro hermano que, según la Fiscalía, también tuvo participación en el blanqueo del dinero, obtenido de manera fraudulenta por la médica cirujana. Asimismo, el Ministerio Público solicitará al Juzgado de Garantía que otorgue una extensión de plazo para finalizar la investigación.

De acuerdo con los antecedentes, los ilícitos se desarrollaron entre diciembre de 2019 y julio de 2020, cuando la imputada mantenía convenio vigente con Fonasa, como prestadora de la modalidad de libre elección.

La fiscal de anticorrupción, María José Aguayo, de la Unidad de Alta Complejidad de la Fiscalía Regional del Biobío, solicitó al Juzgado de Garantía de Concepción la audiencia para formalizar investigación.

Lee también: Trabajo entre migrantes e ilustradores del Biobío nace el libro “Mi Historia de Mundo”

La Fiscalía sostiene que Paulina Carrasco Godoy emitió desde el sistema Front Prestador del Fonasa un total de 21 mil 460 bonos, por concepto de 1 millón 631 mil 529 prestaciones que nunca se realizaron y que fueron aparentadas respecto de 66 beneficiarios, por un total de 6 mil 132 millones 308 mil 522 pesos.

El órgano persecutor señala que la médica operó en el sistema un total de 7 mil 240 bonos, por 71 mil 310 prestaciones, registrándose ella misma como beneficiaria y prestadora a la vez, sin que estas se efectuaran.

El Ministerio Público también precisó que Paulina Carrasco, a sabiendas del fraude cometido por ella, realizó, desde Concepción, una serie de maniobras con el objetivo de ocultar y disimular el origen ilícito del dinero, para lograr introducirlos al sistema económico financiero formal para poder hacer uso de estos.

Para lo anterior, aseguró la Fiscalía, actuó junto a su hermano David Carrasco Godoy, quien estaba en conocimiento del origen ilícito de los fondos y efectuó, desde La Serena, acciones coordinadas con la coimputada para blanquear la plata.

El órgano persecutor dijo que la imputada realizó diversificación o estratificación de más de mil 400 millones en distintas cuentas bancarias personales, de hermanos e hijos.

También se efectuaron 115 giros para retirar más de 319 millones de pesos en efectivo.

Asimismo, adquirieron diversos vehículos y realizaron múltiples inversiones.

Finalmente, con parte del dinero obtenido producto del megafraude, la imputada realizó transferencias electrónicas por un total de 381 millones de pesos a 18 instituciones benéficas del país.

Cargando más noticias...