Cerrar Publicidad (10s)

Chile es un país muy diverso. Desde su geografía, clima y población, nuestro territorio cuenta con múltiples riquezas que en este mes patrio es importante relevar y valorar. Esto también nos invita a reflexionar sobre el desafío que implica saber trabajar junto a toda esta diversidad y llegar como sociedad a los contextos, personas y lugares que más necesitan oportunidades para desarrollarse.

Específicamente en el ámbito de la educación, en Enseña Chile hemos aprendido lo relevante que es conocer la diversidad desde el terreno para saber cómo las comunidades escolares viven los desafíos presentados por sus contextos.

Es así como diariamente escuchamos las voces de equipos directivos, profesores, estudiantes y familias de los más de 140 colegios con los que trabajamos contándonos las dificultades que tienen que sortear para el desarrollo educativo de nuestros niños, niñas y jóvenes.

Desafíos que van desde los problemas delictuales cercanos a sus viviendas, a la calefacción de escuelas rurales y un innumerable de otras particularidades acentuadas en este año y medio por la pandemia que seguimos atravesando. A pesar de todo esto, hay muchos que no renuncian, que no se dan por vencidos. Y hemos observado que uno de los factores que más pondera al momento de sacar la tarea adelante, y con creces, es el trabajo colectivo.

Hoy tenemos la convicción de que trabajando juntos podemos lograr cambios, permitiendo que todos y todas aprendamos mutuamente de nuestras experiencias y crezcamos en el proceso. Un ejemplo de esto es nuestra Mesa de Equipos Directivos, espacio desarrollado hace algunas semanas en el que diversas comunidades educativas de las provincias de Concepción y Arauco compartieron experiencias con colegios de la región Metropolitana y de Los Lagos.

Lee también: Septiembre en nuestra memoria

En esta instancia, se pudo conocer cómo algunas escuelas tuvieron buenas prácticas al momento de volver a las clases, desafío que estamos viviendo hoy en día en la Región del Biobío.

El compartir, conocer, aprender e intercambiar ideas desde nuestra diversidad es fundamental para superar estos obstáculos que no tienen “un manual”, que nos hacen pararnos desde la vulnerabilidad de la incertidumbre para probar, ensayar, equivocarse, y probar nuevamente hasta lograr la mejor respuesta.

Este ejercicio no se puede hacer en soledad, requiere de otras y otros que busquen el mismo fin y con quienes tejamos confianzas para desarrollar un trabajo conjunto. En este septiembre en el que celebramos a esta gran diversidad que es Chile, busquemos lo que nos une y movámonos para seguir trabajando para superar los múltiples desafíos que hemos enfrentado.

Cargando más noticias...