Cerrar Publicidad (10s)

Una de las épocas más esperadas por los chilenos es la celebración de fiestas patrias el día 18 de septiembre. Difícil no sentir un total agrado por estos días de cálidas temperaturas y de abundante festividad. Una parrilla encendida, junto a una buena copa de vino, forma parte de un escenario en el que se discute sobre los valores patrios junto a familiares o amigos. Más allá de matices históricos, el dieciocho de septiembre se celebra la libertad de nuestro país y la posibilidad de poder vivir en una nación independiente.

Me detendré en la importancia de la libertad como un pilar fundamental para el desarrollo de las personas y de las sociedades. Desde tiempos de los antiguos griegos se puso énfasis en este valor y en cómo determina la manera en la cual nos organizamos, generando posteriores discusiones prolíficas y muy interesantes. Sin embargo, no es el objetivo de esta columna hacer un tratado de la libertad, si no que más bien hacer una exploración de cómo las sociedades libres tienen un nivel de desarrollo humano mucho más elevado que aquellas sociedades más restrictivas.

La sociedad libre es aquella que permite a los individuos emprender sus proyectos de vida sin coacción de terceros y en respeto a la sociedad. Como dice Friedich Hayek la libertad es “el estado virtual del cual un hombre no se halla sujeto a coacción derivada de la voluntad arbitraria de otros”. Asimismo, es importante hacer énfasis en que la libertad no implica libertinaje. De hecho, no existe libertad sin responsabilidad. Esto último implica que las sociedades libres y responsables transitan bajo un marco estructural conocido por sus individuos, lo que permite alcanzar niveles superiores de progreso con periodos más largos de estabilidad.

Te puede interesar: Súper Ricos: ¿Impuestos o caridad?

En el caso de la economía, no es coincidencia que los países que poseen altos niveles de libertad económica son también aquellos que tienen niveles de desarrollo humano y de calidad de vida más elevados. Estamos frente a una correlación directa. De acuerdo al Índice de Libertad Económica realizado por The Wall Street Journal y la fundación Heritage los tres países que lideran el ranking son Singapur, Nueva Zelanda y Australia. Los tres países experimentan, a su vez, elevados niveles de Desarrollo Humano de acuerdo al PNUD.

Otro análisis que podríamos realizar es comparar un hipotético grupo de personas con características similares que vivan en el mismo entorno natural. Supongamos que se decide dividir la zona en dos, una zona libre con sociedad civil empoderada y la otra una zona con mandato central que restringe libertades. Sin lugar a dudas, la zona más libre exhibirá mejores niveles de educación, de riqueza y de salud; mientras que la zona más restringida proliferará el hambre y las restricciones. ¿Esto ha sucedido? Claro que sí. El más claro ejemplo es el de la península de Corea.

En un periodo de nuestro país en el que se discute una nueva constitución es muy importante no olvidar la evidencia empírica si queremos construir una sociedad en la que se permita la expresión y voluntad de nuestros deseos en un marco de responsabilidad. Esto conlleva índices de desarrollo humano más altos, niveles de educación superiores, mayor porcentaje de acceso a la salud, mejor infraestructura, entre otros tantos beneficios. Hagamos como nuestros próceres y levantemos bien alto la bandera de la libertad, ya que es un camino probado hacia el bienestar de la población.

¡Viva Chile! ¡Viva la Libertad!

Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de www.sabes.cl El Diario Digital del Gran Concepción.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...