Cerrar Publicidad (10s)

La policía de Australia rescató a un niño de tres años que se perdió cuatro días en un bosque mientras estaba con su familia en una propiedad rural del estado de Nueva Gales del Sur.

Se trata de un pequeño que posee autismo y que no puede hablar, por lo tanto las labores de la policía fueron imprescindibles para encontrarlo. Su hallazgo fue gracias a un operativo en helicóptero que rastreaba una zona de arbustos en una finca en la población de Putty.

Según lo informado por la policía local, el menor fue encontrado a 500 metros de la finca familiar y bebiendo agua de un pequeño arroyo.

Su padre catalogó el hecho de un "milagro" tras encontrarlo con vida. Favorablemente, el pequeño solo tenía un par de rasguños y picaduras de hormigas.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...