Cerrar Publicidad (10s)

El brasileño Richarlison está acostumbrado a llamar la atención por cosas extrafutbolísticas, a pesar de talento. Uno de los jugadores más importantes del Everton festejó con su equipo el triunfo por 2-0 ante el Brighton.

El delantero, mientras su equipo ganaba por la mínima en el minuto 57, protagonizó una jugada que dio la vuelta al mundo. Tomó el balón para cobrar un lanzamiento penal en favor de su equipo. Sin embargo, Calvert-Lewin le pidió la esférica al brasileño, ya que está designado por Rafa Benítez para lanzar desde los 12 pasos.

La acción terminó en una descomunal rabieta de Richarlison, quien se peleó con Coleman y Allan. Este último frenó al delantero, quien realizó variadas morisquetas y lanzó varios epítetos irreproducibles en contra de todos. Finalmente, Calvert convirtió el gol y el brasileño festejó a regañadientes el tanto.

Lee también:

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...