Cerrar Publicidad (10s)

Diego y Tomás Rojas son dos hermanos de Concón, que ingresaron a la Universidad Católica de Valparaíso cuando solo tenían 15 años. Diego entró a la carrera de Licenciatura en Matemáticas y Tomás a Ingeniería Civil Informática. Ambos son superdotados.

En conversación con LUN, la familia contó cómo se gestó este hecho, que marcó la vida de sus hijos. La historia empezó cuando eran pequeños y vivían en Concón. "Cuando estaban en primero y tercero básico la psicóloga del colegio se dio cuenta de que tenían habilidades más amplias y los llevamos a hacer varios test", recordó el padre de los hermanos, Pablo Rojas.

A raíz de ello, la familia decidió viajar hasta Santiago para hacerles pruebas y ahí fue cuando les revelaron la verdad detrás de ese talento: son superdotados.

Decidieron sacarlos del colegio y les dieron en educación en casa. "Privilegiamos no comprar una casa para invertir en ellos", declaró el progenitor de los hermanos.

Luego ocurrió que dieron con el programa Beta, que imparte la PUCV a niñas, niños y jóvenes con alta capacidad. Ignacio Muga, académico de la Casa de Estudios, fue quien recibió a Diego.

La familia le propuso a Muga si aceptaban a Diego en la carrera de Licenciatura en Matemática. Primero, según cuenta Muga, “lo hicimos tomar un curso de oyente. Dio exámenes de conocimientos –cosas como calculo I y II – y logró quedar ubicado en el tercer año de la carrera”,

El problema fue que no había ingreso especial para su caso. No obstante, Muga negoció con las autoridades y el rector. La universidad terminó por becarlo con el pago del arancel y le permitió ingresar.

Lee también:

Su hermano, Tomás Rojas, decidió seguirle los pasos y vive una situación particular. Está en quinto año y al mismo tiempo rinde exámenes para salir de la enseñanza media.

Tomás ve los exámenes libres como un contrasentido del sistema educativo. “Hoy todo depende de la suerte, de que un profesor quiera ayudarte. Tal vez más personas puedan entrar antes a la universidad, mi hermano y yo no somos los dos únicos casos en este país. Son muchos más pero están siendo olvidados”, comentó.

"La PUCV ha hecho todo lo posible para abrir las puertas y nosotros queremos mantenerlas abiertas para que otros niños con talento tengan las mismas oportunidades, que no sean apagados por el sistema escolar”, complementó.

Diego ya terminó su carrera de Licenciatura en Matemáticas y lo hizo a los 19. Hoy está en Estados Unidos dando pruebas para empezar un doctorado en Universidad de Wisconsin Madison, que logró gracias a beca Fullbright, ya que para ellos no hay beneficios en Chile. Por su parte, Tomás de 17, cursa su quinto año en Ingeniería Civil Informática.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...