Cerrar Publicidad (10s)

El Tribunal Oral en lo Penal de Concepción sentenció a 17 y 10 años y un día de presidio al padre y la madre de una niña de 12 años de Coronel, por el delito de violaciones por casi tres años contra su hija. Según los antecedentes de la causa, los hechos ocurrieron al interior del domicilio familiar.

Producto de los ultrajes, la víctima quedó embarazada. Su estado alertó al personal de Salud del Hospital Regional de Concepción, quienes efectuaron la denuncia.

El fiscal jefe de Coronel, Enzo Osorio, explicó que lograron la condena por las violaciones consumadas reiteradas contra su propia hija. Mientras que el tribunal consideró a la madre culpable de ser cómplice de los delitos, porque estaba en conocimiento de los ultrajes realizados por el progenitor e incluso presenció algunos de los hechos ilícitos.

Lee también:

"Se trata de hechos que la Fiscalía conoció a mediados del año 2019, con ocasión de una atención médica ante la sospecha de un abuso sexual, la víctima que en esa época tenía 12 años, concurrió hasta el Hospital Regional con un avanzado embarazo de 16 semanas. A raíz de lo cual se realizó la denuncia y las primeras diligencias inmediatamente apuntaron al padre de la niña como el autor de las violaciones", explicó el fiscal Enzo Osorio.

"Los antecedentes apuntaban a que la madre de la niña, la conviviente del imputado, había tenido conocimiento de estos hechos, pese a lo cual pudiendo hacerlo no había denunciado los mismos. La Fiscalía acusó a la madre de la niña como autora también de estos hechos, por estimar que con su conducta ella había contribuido a que se prolongara en el tiempo las conductas del acusado", agregó el persecutor.

El juez Jaime Véjar, del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Concepción, dijo que se trató de "un caso más en que se ha puesto en aplicación práctica lo dispuesto en la ley 21.057 que regula la forma en que niños, niñas y adolescentes que hayan sido víctimas de delitos como los sexuales, prestarán su declaración en los juicios orales, poniendo en evidencia que los protocolos que contiene esta ley permitieron evitar una mayor revictimización de la niña”.

El magistrado se refirió a los motivos de por qué se descartó la tesis de la defensa de la mujer, la que apuntaba a que no habría denunciado los hechos porque sufría episodios de violencia intrafamiliar.

“El tribunal descartó esta teoría porque en los hechos no sólo no se probó la violencia de género alegada, sino que tampoco se demostró que la madre -a raíz de esa supuesta violencia- se hubiera visto intimidada o amenazada al extremo de no haber podido denunciar los hechos que estaba sufriendo su hija; sino que la tesis de la defensa y de la acusada apuntó que siempre desconoció los acometimientos sexuales por parte del padre, lo que mantuvo durante toda la investigación y el juicio”.

La niña fue atendida por la Unidad de Víctimas y Testigos de la Fiscalía Regional y también recibe apoyo de diversos organismos para contribuir a su proceso de reparación.​

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...