Cerrar Publicidad (10s)

El dibujo muchas veces se transforma en un pasatiempo, pero otras veces llega a ser una pasión y ese fue el caso de Joe Whale, un niño de 9 años de Reino Unido, que se volvió un fanático, al punto de plasmar su arte donde fuera.

Lo hacía en medio de la clase, pero a sus profesores no les gustaba y lo castigaron en más de una ocasión por hacerlo, consignó La Vanguardia.

Según contó el padre de Joe a Metro ,"se sentía frustrado por el poco tiempo que tenía para dibujar, y es por eso que lo hacía en clase”.

A pesar de que los profesores le llamaban la atención por ponerse a practicar su arte, los padres de Joe estaban encantados con que a su hijo le gustase el dibujo. Y fue por ello que tomaron la decisión de meterlo a clases extraordinarias de arte para que así mejorara su técnica.

“Sus dibujos sorprendieron a la maestra y esta le permitió pintar en su propia pared para que pudiese plasmar su arte de una forma más libre”, dijeron los padres.

Lee también:

Pasó el tiempo y los dibujos del pequeño empezaron a alcanzar su fama. Al punto de que recibieron el llamado de un restaurante, que estaba interesado en el arte de Joe.

“Su profesora nos preguntó si podía subir su trabajo a Instagram para que todo el mundo lo viese. Fue entonces cuando nos llamó para decirnos que un restaurante estaba interesado en sus dibujos”, contó el padre al respecto.

Era más que cierto, ya que el restaurante Number 4 de Shrewsbury pidió al pequeño que decorase todas las paredes del recinto.

Así fue como Joe empezó a concurrir cada tarde después del colegio y lo hacía por un dar de horas.

Aquello le hizo ganar más popularidad y ahora tiene una cuenta de Instagram con más de 13.000 seguidores, donde comparte sus creaciones. Entre ellas: camisetas y otros objetos de merchandising con sus diseños.

Revisa su cuenta a continuación.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...