Cerrar Publicidad (10s)

Danny y Shirley Rowland, una pareja de Queensland, Australia, fueron los protagonistas de un emotivo reencuentro.

Este fue posible gracias a dos paramédicos, que accedieron a una petición del hombre: quería sostener la mano de su esposa una última vez antes de morir.

En una publicación que se compartió en Facebook el 4 de julio, el Servicio de Ambulancias del estado indicó que, después de cumplir 60 años unidos, pudieron volver a estar uno al lado del otro tomados de la mano, según reseñó 7News.

Danny se separó de Shirley por casi dos meses y mientras ella recibía tratamiento médico en un hogar de ancianos, él estuvo en su casa, en la pequeña ciudad de Torbanlea, región costera de Fraser.

El hombre ya se había resignado a la posibilidad de que quizás no volvería a ver a su esposa nunca más.

Incluso creyó que la última conversación que tuvo con ella se trató de su último adiós, ya que padecía un avanzado cáncer terminal.

“No pasó un día en el que papá no dijera, ‘vaya, me gustaría poder ver a mamá”, confesó Karen Bellert, hija de la pareja, al medio australiano.

Lee también: Logran captar después de años a leopardo con 'camuflaje perfecto'

Hace unas semanas, a Danny lo tuvieron que hospitalizar luego de que presentara una complicación con el equipo médico que usaban para hacerle el tratamiento desde su casa.

Mientras el hombre conversaba en la parte trasera de la ambulancia con su hijo, Ricky Rowland, los paramédicos, Samantha y Joshua, supieron que este deseaba ver a su esposa una última vez.

Luego de que el equipo médico de Danny fuese reparado, los paramédicos se propusieron cumplir el deseo de ver a Shirley.

Fue así que de regreso a su casa desde el hospital, tomaron un desvío en el camino para llevar a Danny al lugar donde estaba su pareja.

“El personal dijo que ‘no podemos dejarlos entrar, pero podemos sacar a mamá'”, contó Ricky mientras lloraba. 

“Tuvimos un hermoso momento durante unos 20 minutos en el que papá pudo despedirse de mamá”, declaró.

Danny murió días después y Rowland recordó que las últimas palabras de su padre a su madre fueron: “Oh, bueno, Shirl, te veré más tarde. Y si no lo hago, sé que te amaré por siempre”.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...