Cerrar Publicidad (10s)

Chris Broughton, un hombre de Massachusetts, Estados Unidos, se hizo conocido por tragarse uno de sus AirPods luego de quedarse dormido con los auriculares puestos mientras veía una película en su celular. 

El hombre le explicó al medio británico The Guardian que siempre ve películas en su celular antes de dormir. Sin embargo, esa noche estaba tan cansado que no pudo ver la cinta completa.

Broughton indicó que “a los 10 minutos de los créditos iniciales, apenas podía mantener abiertos mis ojos. Lo siguiente que supe es que habían pasado cuatro horas, mi esposa ya estaba dormida y la película ya había terminado”. 

“Atontado, moví mi celular de la almohada y me quité el AirPod de una oreja, el otro se había caído y no podía encontrarlo”, agregó. 

Posteriormente, el hombre fue al baño y se sirvió un vaso de agua, pero sintió una extraña sensación de no poder tragarla. “Tuve que inclinarme sobre el fregadero y dejar que el agua se escurriera. Fue extraño y alarmante, pero estaba tan cansado que volví a la cama”, sostuvo.

Lee también: Hombre finge secuestro y cáncer terminal para que su novia no lo abandone

Al día siguiente, Broughton buscó el auricular pero no pudo encontrarlo. Además, la función “Encuentra mi AirPod”, no le funcionó ya que la batería estaba descargada.

Su esposa y su hijo tampoco lograron encontrar la pieza perdida. En ese momento, el niño le preguntó: “¿Quizás lo tragaste mientras dormías?”.

“Todos reímos, pero un par de minutos después empezamos a preguntarnos si tenía algo de razón”, señaló el hombre, quien decidió acudir al hospital. 

Pese a que la doctora dudó que pudiese tragarse un objeto de ese tamaño sin darse cuenta, le realizó un examen de rayos X. “En la pantalla había una imagen clara de mis costillas y atascada entre ellas a un ángulo de 45º, la inconfundible figura del AirPod extraviado”, reveló.

El auricular estaba atascado en el esófago del hombre, pero no le provocó daños mayores, puesto que no bloqueó ninguna vía respiratoria ni se quedó atascado en sus intestinos. Debido a esto, tuvo que asistir a un centro de endoscopia para sacar el audífono de su organismo.

“Lo probé cuando regresé a casa. Funciona bien, a excepción del micrófono. Nunca sabré con certeza cómo terminé tragándolo; mi teoría es que cayó en la almohada, cerca de mi boca y terminé tragándolo cuando bostezaba”, finalizó.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...