Cerrar Publicidad (10s)

La capacidad para detectar vida husmeando entre escombros hizo que llevaran a Thor a un curso de adiestramiento canino para identificar, mediante muestras de sudor, al Covid-19 en Ecuador.

Son quince perros de razas golden retriever y pastor alemán y belga, de entre ocho meses y tres años de edad, que se forman rastreando pequeñas bolas de algodón que impregnan el sudor de las axilas de contagiados que se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Junto a su guía el cabo Elvis Burgos de la Fuerza Aérea, Thor -un pastor belga de ocho meses de edad- consigue las destrezas necesarias para reconocer al Covid.

"El perro nunca se equivoca. Cuando identifica un aroma, nunca falla", cuenta Burgos mientras acaricia a Thor, que lo mira fijo mientras está sentado.

Las clases las dirigen especialistas caninos franceses y se desarrollan en el área de bodegas del estatal Hospital Pablo Arturo Suárez (HPAS), que se ubica en el norte de Quito y fue designado "centinela" para la lucha contra el virus.

Según cuenta el comandante Phillipe Sallenave, de la Protección Civil para América del Sur, el programa "lo tenemos en Francia, Líbano, Bélgica, Suecia y Emiratos Árabes. Queremos compartir estos conocimientos en Ecuador".

Lee también: Conmovedor homenaje de dos hermanas a su padre que murió por Covid-19

"El objetivo es que puedan reconocer la presencia del Covid sobre todo en pacientes asintomáticos y en sitios de concentración masiva", indica a la AFP Denis Maigua, director de Operaciones del Servicio de Gestión de Riesgos (Defensa Civil) de Ecuador.

La capacidad de los perros para rastrear el Covid no es distinta a su habilidad para identificar estupefacientes, explosivos o una pelota.

"El principio es el mismo: todo se hace sobre la base del juego y recompensa hacia el can", señala Sallenave.

En esa línea, indica que "es el guía el que descifra las señales de su can. Sabe cuándo encontró algo. Se sientan, ladran, acuestan o mueven orejas".

Gaya, una golden que le gusta morder pelotas de tenis, quiso poner a prueba la agudeza de su olfato.

Su guía, el bombero Aníbal Donoso, le motivó a que huela a través de la parte ancha de tres conos unidos a cajas metálicas colocadas a 50 centímetros de alto. Una de ellas es la que contiene la muestra real de sudor.

"Salvamos vidas y poder identificar enfermos de Covid sería maravilloso", dice Donoso. El plan piloto es intensivo, de una semana de trece horas al día y terminará el próximo martes.

"La siguiente fase de este proyecto experimental es colocar a los binomios en las áreas de triaje", señala Rubén Moromenacho, coordinador de Riesgos del sanatorio.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Etiquetas:
Cargando más noticias...