Cerrar Publicidad (10s)

Una mujer adicta a las drogas, dio un vuelco en su vida y demostró que sí se pueden dejar atrás las adicciones y continuar una vida sana. Una alentadora historia que se dio a conocer a través de los medios en Estados Unidos.

Es el caso de Ginny Burton, una mujer de 48 años, que posee una historia bastante compleja. Nació en la ciudad de Tacoma, y desde muy pequeña se vio involucrada en cosas ilícitas. Algo que la llevó a consumir Cannabis desde los seis años.

Una experiencia que la inició en el mundo de las drogas y que la llevó a probar durante su adolescencia otras sustancias, tales como; cocaína, LSD y heroína.

Dentro de las trágicas situaciones que tuvo que sobrellevar, está un intento de suicidio a los 23 años, luego de haber sido violada por un sujeto que le compraba droga a su madre. Años más tarde tuvo dos hijos, quienes fueron separados de su lado debido a sus problemas.

A través de una entrevista con el medio ABC, dijo que "cuando estás atrapado en la calle y hueles a heces y no te has duchado, y no puedes hacerlo en un servicio social durante las horas de trabajo porque estás demasiado ocupado tratando de alimentar tu adicción, y tu adicción es más grande que tú. Y has comprometido tu integridad varias veces una y otra y otra vez, y estás empezando a ser víctima de la gente en la calle, estás desesperada".

Te puede interesar: Un elefante destruyó la cocina de una familia en busca de alimentos

Asimismo, agregó que en aquellos momentos "no puedes soportar tu vida. Preferirías estar muerto que vivo. Pasé la mayor parte de mi adicción deseando que alguien me matara".

Sin embargo, no todo fue oscuridad en su vida, ya que en marzo de 2012 esta dio un giro inesperado. Luego de haber robado un camión, chocó contra un árbol en la carretera, mientras era perseguida por la policía.

Tras esto, el Tribunal ordenó que entrara a un plan de rehabilitación de drogas, uno que tomó con bastante responsabilidad. Mientras lo llevaba a cabo, aprovechó el tiempo para leer y estudiar.

"Me di cuenta que en realidad era buena para memorizar cosas y tenía habilidad para aprender. Entendí que podía hacer algo más positivo con mi vida", contó.

Fue gracias a este proceso, que tras el termino de su rehabilitación, ingresó a South Seattle College a cursar un bachillerato en Humanidades. Pero eso no fue todo, ya que posteriormente, ingresó a la Universidad de Washington, donde estudió Ciencias Políticas y fue nombrada como Becaria Truman 2020 para Washington.

Finalmente, y tras todo su esfuerzo, obtuvo su título como cientista política a los 48 años y decidió contar su historia para inspirar a otras personas.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...