Cerrar Publicidad (10s)

El mundo del fútbol ayer vivió un tenso momento. El volante de Dinamarca, Christian Eriksen, cayó desmayado en el Copenhague, perdió el conocimiento y el doctor Martin Boesen fue clave en salvar la vida del jugador del Inter de Milan.

En rueda de prensa, el profesional de la salud explicó crudamente que "sí, Christian estuvo muerto en algún momento. ¿Qué tan cerca estuvimos de eso? No lo sé. No puedo responder a los detalles de por qué sucedió. Hubo un paro cardiaco y fue revivido con una descarga de un desfibrilador".

Además, el médico indicó que "no puedo decir con exactitud qué le pasó a Christian. Estoy en constante diálogo con él, su familia y el cuerpo médico. Lo único que puedo decir es que él quiere que sigamos jugando, así que lo vamos a hacer. Vamos a jugar por él".

El doctor Boesen fue claro, además, para comentar sobre un supuesto Covid-19 que padecía el jugador y que eso le generó un problema cardiaco. "Prefiero que los especialistas del departamento de cardiología digan las consecuencias que esto puede tener en su carrera", explicó.

Lee también:

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...