Cerrar Publicidad (10s)

Luego de pasar gran parte de su vida en las calles y en refugios para gente sin hogar, Catherine Boone murió de complicaciones respiratorias en las calles de Astoria, Estados Unidos.

A los 49 años, se despidió de este mundo en la indigencia, abatida por la pobreza y la drogadicción.  Pero eso no es todo. 

Y es que sumida en la miseria, Catherine murió sin saber que el estado Oregon la buscaba intensamente para hacerle entrega de cerca de un millón de dólares    

Resulta que la mujer era la heredera legítima de USD 884 mil 407. Tras la muerte de su madre en 2016, las autoridades estatales habían designado a un abogado y a un representante con el fin de localizarla.

Desafortunadamente, nunca se pudo dar con ella. Su estilo de vida precario e itinerante la privó de recibir la cuantiosa suma. Incluso, según consigna Crónica, para hallarla se emplearon anuncios en los diarios, llamadas a su teléfono y mensajes por redes sociales.

“Simplemente no tiene ningún sentido para mí. Ese dinero estaba ahí, y ella necesitaba ayuda“. Así reaccionó el padre de Catherine a la increíble historia que protagonizó su hija.

El progenitor, de quien Catherine se había alejado hacía algunos años, culpó la indigencia de su hija a factores más allá del económico. "Lo atribuyo casi todo a las drogas, pero creo que ella también tenía algunos problemas de salud mental y la combinación de ambos no le funcionó muy bien", indicó.

Al respecto, el hombre reconoció entre lágrimas sus propias faltas, que contribuyeron a la lamentable condición en que Catherine pasó sus últimos días. “Creo que tuvo que ver mi incapacidad para reconocer sus problemas de salud mental. Me di por vencido con ella debido a las drogas y no debería haberlo hecho", señaló a medios locales.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...