Cerrar Publicidad (10s)

Una terrible secuencia de hechos ocurrió recientemente en Argentina. Por un lado, una adolescente atropelló y mató accidentalmente a un niño de tres años. Por el otro, los vecinos, indignados, atacaron su casa en venganza por lo sucedido.

Todo comenzó el pasado fin de semana en el barrio Virgen del Huerto, de Tucumán. Una joven de 15 años manejaba una camioneta cuando ocurrió una tragedia. No advirtió la presencia de un infante que jugaba a las canicas y lo arrolló con el vehículo, causando su muerte en el acto.

El desafortunado accidente desató la indignación de los vecinos. Fue a tal punto, que, mientras se efectuaba la investigación, la policía tuvo que disponer a dos agentes fuera de la casa de la muchacha para aplacarlos.

No obstante, los funcionarios no fueron suficiente para controlar la furia de los presentes. Consumidos por la rabia, irrumpieron en la casa de la conductora. Con palos y piedras comenzaron a atacar la vivienda.

Pero no quedó solo en eso. De acuerdo con Crónica, algunos miembros de la turba comenzaron a sustraer objetos de valor de la casa afectada. Espectadores del hecho reportan que pudieron presenciar cómo dichas personas se retiraban del inmueble con costosos electrodomésticos.

“Cometió un tremendo error esa chica y debe ser juzgada con todo el peso de la ley. Pero permitir que cualquiera ingrese a su casa y se lleve todo es otro delito”, comentó un testigo al citado medio.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...