Cerrar Publicidad (10s)

Una estudiante falleció de una sobredosis en Estados Unidos. Le vendieron una dosis de un opiáceo adulterada con una sustancia letal.

Hailey Deickam tenía 18 años y un futuro prometedor. Sus calificaciones eran excelentes y estaba a un paso de graduarse con honores e ingresar a la universidad.

Sin embargo, muy antes de tiempo, la joven dejó este mundo el 14 de mayo pasado. La causa fue una pastilla de Percocet cortada con fentanilo.

Esa noche, Hailey y una amiga planeaban compartir una dosis del popular opiáceo. Pero las cosas no salieron como esperaban. Su padre encontró a Hailey inconsciente y a la amiga de ésta, convulsionando.

Tras un llamado a emergencias, personal médico acudió a la casa de los Deickam para atender a las muchachas. De ellas solo la amiga de Hailey pudo sobrevivir. Y es que cuatro días más tarde, el 18 de mayo, la brillante estudiante y amada hija falleció en el Hospital Ochsner.

Hasta el momento, la evidencia apunta al traficante que les vendió la pastilla como el responsable de la muerte de la joven. “No era Percocet. Era una droga callejera mezclada con fentanilo. Así que solo la mitad de eso es lo que nos quitó a Hailey”, señaló Allison Deickam, madre de la fallecida, según recoge Meganoticias.

La policía informó recientemente que arrestó al sujeto que les proporcionó la letal dosis. Se trata de Fraklin Senfles, un joven de 22 años, a quien se le acusa del asesinato en segundo grado de Hailey.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...