Cerrar Publicidad (10s)

El artista italiano Salvatore Garau vendió una escultura invisible llamada “Yo soy” por 15.000 euros, equivalente a más de 13 millones de pesos chilenos.

La obra, que se subastó el 18 de mayo, debe “instalarse” en un espacio vacío de una casa particular que mida 150 x 150 centímetros.

El comprador, de quien se desconoce la identidad, solo tendrá el certificado de autenticidad de la particular y extraña obra de arte.

Lee también: Justicia argentina prohibió salir del país a imputados por muerte de Maradona

Por otra parte, el artista respondió a las críticas que dicen que no vendió nada. Al respecto dijo que “el vacío no es más que un espacio lleno de energía, y aunque lo vaciemos y no quede nada, según el principio de incertidumbre de Heisenberg, ese nada tiene un peso (...)”. 

A lo anterior agregó que “por tanto, tiene energía que se condensa y se transforma en partículas, es decir, en nosotros".

"En el momento en que decida exponer una escultura inmaterial en un espacio determinado, ese espacio concentrará cierta cantidad y densidad de pensamientos en un punto preciso, creando una escultura que desde mi solo título adoptará las más variadas formas", puntualizó. 

En el siguiente registro, se ve una escultura invisible instalada en la Piazza della Scala de Milán en febrero pasado.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...