Cerrar Publicidad (10s)

La Policía investiga la muerte del fotógrafo Thiago Freitas de Souza, de 32 años. La información inicial indica que el joven recibió un disparo en su cráneo el pasado fin de semana, en la comunidad Santo Cristo de Río de Janeiro, Brasil.

El crimen ocurrió poco después de que Thiago se quejó del ruido y pidió a unos narcotraficantes que bajaran el volumen de la música, porque no dejaban dormir a su hija. Familiares llevaron al fotógrafo al Hospital Estatal Azevedo Lima, luego de encontrarlo tirado en el patio trasero. La víctima, sin embargo, no resistió y murió.

La esposa de Thiago, de 32 años, informó a la policía que escuchó los disparos. Asustada por lo que podía estar sucediendo, salió en busca de su esposo y lo encontró tendido en el patio trasero, informaron medios locales.

Lee también

La policía de Homicidios en Niterói inició las investigaciones para ubicar al responsable del disparo que mató al fotógrafo. Thiago era también amante de los deportes. Era luchador, fanático del Flamengo y padre de una niña que recién había cumplido cinco años.

Ninguno de los familiares de Thiago quiso ofrecer declaraciones ante los medios por miedo a las bandas criminales que siguen actuando impunemente en el vecindario de la víctima.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...