Cerrar Publicidad (10s)

Concepción fue una ciudad de cines y salas de espectáculos. La estrecha relación entre ambas se manifestaba no sólo en la cantidad de salas que habían, sino que además en la gran cantidad de películas, conciertos, obras de teatro y revistas que se realizaban. Las salas eran de uso múltiple.

Los mismos edificios eran en muchos casos colosales y llamaban la atención por su gran volumetría y altura. Las salas pasaban a ser elementos importantes dentro de la ciudad, eran hitos, configurantes y puntos claves dentro de la vida social - cultural de Concepción.

Eran más que edificios, eran construcciones que pasaron a ser parte de la identidad de la ciudad y que quedaron grabados en la mente de los penquistas. Es así como el doctor Juan Akel Heresi construye el Cine Explanade o Astor en 1941 y el Cine Regina en 1960. Fue una forma de agradecer y devolver a  Concepción la  prosperidad dada a su familia de migrantes.

 En 1946, Akel comienza la construcción  del Cine Windsor en calle San Martín. Su inauguración es el día 24 de junio de 1948, exhibiendo la película “Que el cielo la juzgue”, que concita gran expectación en la ciudad.

La hermosa sala cuenta con 557 metros cuadrados en dos niveles y con una capacidad de 435 butacas, cabe señalar que fue el único cine esquina de la ciudad.

Sus arquitectos fueron, Jorge y Alfredo  Velasco Urzúa y su constructor don Julio Schalchi. Los profesionales hacían alarde del “hall de acceso amplio, diseño y arquitectura diferentes a lo construido en aquella época”. Cada sala de cine o espectáculos tenía su propia identidad y seguidores.

Orden de los Agustinos en Rere: Cómo se expandió su influencia al sur de Chile

Como muchos otros cines vivió su época de oro hasta los años 70, luego pasó por la exhibición de distintas tendencias cinematográficas. Su central ubicación lo hizo muy popular y frecuentado. Sin lugar a dudas, que para muchos penquistas y habitantes de las comunas vecinas, el Windsor vive aún muy fuerte en la memoria y el recuerdo de aquellas funciones de cine memorables. Destacan entre ellas, “Zorba el griego” y “Rapsodia”, que debieron exhibirse durante cuatro semanas consecutivas, algo inusitado en esa época en Concepción.

Proyecto

La idea principal de la habilitación de este espacio, es para ser usado como una sala cultural flexible la cual pueda albergar diferentes actividades, tales como exposiciones, presentaciones de libros y conferencias. El proyecto contempla tres partidas generales: primero el embellecimiento de la fachada del cine y que sea reconocido como tal, que no sea un edificio más, el que actualmente es ignorado por los habitantes penquistas.

En un segundo lugar, este proyecto quiere que el foyer mantenga su diseño y sobriedad de la época y que contraste con lo que ocurre en el exterior y con la sala principal. Para esto se conservarán la paleta de colores y sus características cornisas iluminadas.

Y su tercera partida la más significativa, es la recuperación del gran salón el cual lamentablemente es el más afectado por el tiempo. Es aquí donde el proyecto toma fuerza y se quieren resaltar los aspectos industriales que quedaron a la vista tales como los muros perimetrales de ladrillos, los que le dan un carácter industrial al igual que las cerchas de este mismo. La idea principal de este proyecto es usar lo que tenemos y no transformar.

Corporación Aldea Rural

La Corporación Educacional Aldea Rural nació el año 2008, ante la necesidad de proteger bienes de alto valor cultural, así como también la de mantener tradiciones, sobre todo, de zonas rurales de la región del Biobío, en un contexto de globalización, donde éstas tienden a diluirse y menospreciarse. Comenzó su trabajo en el pueblo de Rere, comuna de Yumbel,  con la recuperación de una casona que hoy es el Museo Casa Cano de Rere, legado Bicentenario del Gobierno de Chile año 2015. 

Actualmente, la Corporación financia sus actividades gracias a   la Ley de Donaciones Culturales  y a los aporte de empresas privadas y se dedica a recuperar, impulsar, preservar y difundir obras u otras actividades culturales mediante la restauración y conservación del patrimonio, investigaciones, publicaciones y exposiciones fijas e itinerantes. Además, otorga becas estudiantiles a jóvenes de áreas rurales, como una manera de incentivarlos y apoyarlos en su formación profesional.  Junto a esto mantiene convenios de cooperación y trabajo en conjunto con municipios desde Santiago a Chiloé y Fundaciones internacionales en Latinoamérica.

En el año 2016 la Cámara de Comercio de Concepción premio a la Corporación por su aporte a la reconstrucción patrimonial del Biobío.  Y en Agosto del año 2017, la Fundación Proyecta Memoria y el Gobierno Regional del Biobío otorgó el Premio AMA a la organización por su aporte a mantener vivo el patrimonio  regional. A su vez se encuentra impulsando el Museo de la  Memoria del 27-F en la localidad costera de Coliumo, Tomé. Actualmente a través del Museo Cano de Rere es miembro de la Asociación de Museos Privados de Chile y es parte del registro de Museos de la DIBAM.

Cargando más noticias...