Cerrar Publicidad (10s)

El duque de Sussex sigue dando qué hablar. Su nueva vida en California ha abierto un mundo de posibilidades, donde se siente más libre y relajado que en su vida en la realeza  británica.

Recientemente Harry concedió una entrevista al podcast Armchair Expert, presentado por los actores Dax Shepard y Monica Padman. 

El príncipe acudió para promocionar su nuevo proyecto con Oprah. Sin embargo,  en la hora y media de charla aceptó preguntas de todo tipo, que consistieron en sus primeras citas de incógnito con Meghan Markle y cómo era realmente su vida en el seno de la familia real.

Fue precisamente a esta última pregunta a la que el príncipe dio respuesta y reveló que su vida entre los Windsor era "una mezcla entre El show de Truman y estar en un zoo", en clara alusión a la película en la que Jim Carrey descubre que su vida es un programa de televisión.

El menor de los hijos del príncipe Carlos admitió que ya había querido dejar la casa real cuando era un veinteañero por el tormento que vivió su madre en el seno familiar y el acoso mediático. 

Esta razón también influyó para que los duques de Sussex se instalaran en América con su hijo, Archie. Harry quería evitar que su esposa sufriera lo mismo que su madre.

Lee también: Mujer confesó estar arrepentida de ser madre y genera debate en redes

Según lo que explicó, las funciones reales “eran mi trabajo. Había que sonreír y aguantar. Sobrellevarlo. Tenía poco más de veinte años y pensaba que no quería ese trabajo, que no quería estar ahí. No quería dedicarme a eso”.

“Mira lo que le ocurrió a mi madre, ¿Cómo voy a sentar la cabeza y tener una esposa y una familia cuando sé que va a ocurrir otra vez?", agregó.

El príncipe recordó una de las frases que su mujer le dijo luego de su experiencia en la casa real: "No se necesita ser una princesa, se puede crear una vida que será mejor que la de cualquier princesa".

También contó que Meghan –quien atravesó una depresión tras su boda–, le animó a buscar ayuda y a hacer terapia cuando vio que siempre se encontraba enojado. Según el príncipe, la terapia le ayudó a "romper la burbuja" y a dejar las quejas de lado.

Finalmente, Harry siente un alivio de haber puesto un mar entre él y su familia. Es más, en el podcast reveló que su vida en Los Ángeles le permitió "levantar cabeza". Respecto a lo anterior, agregó que “me siento diferente, mis hombros están relajados, también los suyos (de Meghan)”. 

“Puedes caminar sintiéndote un poco más libre, puedo llevar a Archie en la parte trasera de mi bicicleta. Nunca habría tenido la oportunidad de hacerlo”, concluyó. 

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...