Cerrar Publicidad (10s)

La UEFA tomó varias determinaciones respecto a la final de la Champions League entre el Chelsea y el Manchester City, que se disputará el próximo 29 de mayo.

La primera novedad es que, finalmente, el duelo no se jugará en Inglaterra sino que en Portugal. El partido se realizará en el Estadio do Dragao de Oporto. En principio, la autoridad europea tenía todo planificado para ir hasta Estambul, pero la decisión del Gobierno de Reino Unido de colocar a Turquía en la lista de países prohibidos para viajar por el Covid-19 fue clave para buscar otro recinto.

Pero eso no es todo. En una polémica medida, la UEFA autorizó un aforo de 12 mil personas en Portugal. 6 mil hinchas de los "Blues" y la misma cantidad de los fanáticos del City podrán estar en el estadio alentando a sus equipos.

La venta de entradas será a partir del 24 de mayo a través de Internet y el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, dijo que "privar a esos aficionados de la posibilidad de ver el partido en vivo no era una opción para nosotros. Estoy encantado que se haya encontrado este acuerdo".

Lee también:

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...