Cerrar Publicidad (10s)

Gran parte del Gran Concepción salió de cuarentena este lunes. El fin del confinamiento y la fase 2 asomaban como una importante oportunidad para la ansiada recuperación económica de la zona.

Fue así como, esta semana, numerosos negocios comenzaron a retomar sus actividades. Y sus esfuerzos recibieron con los brazos abiertos al hace apenas días tan esquivo público.

Sin embargo, en esta etapa de post cuarentena, una compleja situación quedó al descubierto entre las pequeñas y medianas empresas de la región. Resulta que, producto de diversos factores, hoy presentan una ostensible escasez de mano de obra.

Lee también: Desde este jueves: 13 comunas siguen cuarentena y 19 en transición en la Región del Biobío

“Es una preocupación”

Luego de haber perdido a cerca de 400 empresas en la anterior cuarentena, hoy los emprendedores afiliados a la Cámara de Comercio de Concepción sufren la falta de personal.

“Para nosotros es una preocupación. No toda la gente quiso reincorporarse a trabajar. El domingo me llamaron muchas personas diciendo que, de manera urgente, necesitaban trabajadores, porque los suyos no querían hacerlo”. Así dio cuenta del complejo panorama la presidenta de la Cámara de Comercio, Servicio y Turismo de Concepción, Sara Cepeda.

Consultada sobre un posible porqué de esta negativa de parte de parte importante de los empleados, Cepeda señaló que “no sabría indicar un motivo específico. No sé si será miedo o que las condiciones actuales no sean las óptimas”.

No obstante, la mujer señaló que existe la impresión de que los recientes recientes beneficios estatales tienen algo que ver con el asunto. “Tenemos también la sensación de que hay mucha gente que tiene acceso a bonos y no quiere perderlos. Pero no estamos seguros todavía”, indicó.

“No tenemos gente para trabajar”

Marco Orellana es dueño de la empresa Orecal LTDA y socio de la Asociación Gremial de Metalmecánicos. En su condición, durante el último tiempo le ha tocado experimentar de primera fuente la escasez de personal. “No tenemos gente para trabajar. La gente no está queriendo trabajar. Tengo colegas que están desesperados porque, aparte, nos estamos atrasando mucho con los trabajos”, manifestó.

Al respecto, Orellana relató que. producto de la falta de trabajadores, hoy el flujo de su empresa es cada vez más lento. “Si antes nos demorábamos una semana, ahora nos demoramos tres en entregar un trabajo. Estamos llenos de trabajo y no tenemos gente”, reconoció.

Consultado por una posible razón que explique, en parte, el complejo panorama, el empresario cree que tiene bastante que ver con la reciente seguidilla de beneficios estatales. “Todas las empresas de nuestro rubro estamos con drama. No hay gente para trabajar, porque hoy no conviene trabajar (...) ‘¿Para qué voy a trabajar si ya me están dando 500 mil pesos”, señaló.

En ese sentido, Orellana indicó que algunas personas están recurriendo a prácticas poco éticas para aprovecharse de las ayudas estatales. “Hay gente que, con esto de los bonos, pide que no les paguen las cotizaciones para poder recibir el bono y que les paguen el sueldo, pero sin imponer”, expresó.

Sin embargo, el hombre fue claro en que esto no tiene que ver con que el Estado deje de brindar ayuda. “Hay gente que, obviamente, la necesita. La tenemos que ayudar. Pero hay otros que se están aprovechando mucho”, comentó.

Encontrar un equilibrio

En medio de esta problemática, el seremi de Economía, Mauricio Gutiérrez, se refirió también a la cuestión. “En lo personal, me ha tocado recibir muchas quejas de gremios productivos respecto de que muchas veces hay un desincentivo a que la gente tome algunos trabajos porque están recibiendo bonos”, partió diciendo.

Al respecto, la autoridad regional fue enfática. “Aquí hay que ser muy claros. Hay que ayudar a los compatriotas que lo están pasando mal en lo económico. Pero también estas ayudas tienen que tener un horizonte de plazo definido. Estos beneficios tienen que empezar a retirarse cuando tengamos una reactivación económica”, manifestó.

Sobre esto último, Gutiérrez concluyó que se necesita hallar un balance. “Ese es el punto de equilibrio que tenemos que encontrar. Que la gente pueda recibir ayuda hasta que pueda retomar su empleo. Y también que las empresas y las pymes puedan disponer de recurso humano para desarrollar su actividad. Esa es nuestra tarea”, finalizó.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...