Cerrar Publicidad (10s)

Autoridades de Estados Unidos informaron sobre la detención de una mujer de 26 años, a quien se le acusa de negligencia luego de que su hija casi muriera por una severa infección por piojos y por la que necesitó varias transfusiones de sangre.

A la madre se le identificó como Shyanne Singh y se le arrestó el pasado martes en la ciudad de Scottsburg, Estados Unidos. Tras esta detención, la fiscalía interpuso tres cargos por el delito.

La grave situación que vivió la menor fue a mediados de abril, cuando la niña de cuatro años llegó sumamente debilitada hasta el hospital de la ciudad antes citada.

De acuerdo a lo que informó la revista People, los médicos detectaron que su cuero cabelludo estaba infestado de piojos y esto había afectado su salud en los últimos meses.

Además, en ese instante se detalló que sus niveles de hemoglobina estaban en 1.7 –lo normal a esa edad es de 12-, lo que permitió ver la gravedad del caso.

En el informe se añadió que, al momento de arribar al lugar, la pequeña apenas podía mantenerse de pie y por lo anterior fue que el Departamento de Servicios Infantiles decidió denunciar los hechos ante la policía, la que indagó más sobre la familia de Shyanne Singh.

A raíz de esta indagación, se determinó que la hermana de la afectada, que tiene seis años, también tenía una infección por piojos. Eso sí, era de menor gravedad.

Lee también: La extraña y mortal infección por hongos que afecta a pacientes Covid-19 en la India

En uno de los primeros interrogatorios que se le hizo a la madre, Singh señaló que “no tenía conocimiento respecto a la pediculosis que sufrían sus hijas” y por esa razón es que no hizo nada al respecto.

Por otra parte, las pequeñas quedaron al cuidado de sus abuelos maternos, esto mientras se desarrolla el juicio contra la mujer, que podría pasar varios años tras las rejas.

Cabe mencionar que los piojos son pequeños insectos que se alimentan de la sangre del cuero cabelludo. La infestación de piojos de la cabeza llamada “pediculosis” afecta con mayor frecuencia a los niños. Y por lo general es el resultado de la transmisión directa desde el cabello de una persona al de otra.

Es importante señalar que infestación no es un signo de falta de higiene personal ni de un ambiente de vida antihigiénico y los piojos de la cabeza tampoco transmiten enfermedades infecciosas bacterianas ni virales.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...