Cerrar Publicidad (10s)

El Servicio Agrícola Ganadero (SAG) Biobío evitó el ingreso y, por ende, la propagación de una importante plaga forestal. Se trata del Monochamus galloprovincialis, un insecto cuya presencia no existe en Chile.

El insecto llegó a nuestro país en los embalajes de madera de una importación proveniente de Kazajistán, en Asia Central.

Afortunadamente, funcionarios de SAG Biobío consiguieron detectar de forma segura el arribo de la eventual plaga. Se trataba ejemplares en estados de larva, pupa y adulto.

Debido al hallazgo, se fiscalizaron 14 contenedores, a fin de controlar completamente la plaga y así evitar su proliferación en nuestro país.

Lee también: Autoridades solicitan al Gobierno que garanticen la cobertura de enfermedades autoinflamatorias

“Esta plaga es de relevancia para el sector forestal, ya que actúa como vector del nemátodo de los pinos Bursaphelenchus xylophilus. Es decir, es capaz de transportarlo desde el lugar de origen a una zona donde no esté establecido”, informó al respecto el director regional de SAG Biobío, Iván Ramírez Delpín. 

De acuerdo con el experto, la principal consecuencia que tiene la diseminación del Bursaphelenchus xylophilus es la muerte de árboles como Pinus radiata. Este último, según detalló Ramírez, con más de 1.3 millones de hectáreas, es la principal especie forestal plantada en Chile. 

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...