Cerrar Publicidad (10s)

Amy Carlson era una mujer estadounidense de 45 años. Solía ser la líder de un grupo religioso denominado “Love has won” (el amor ha ganado). 

En el culto, a Carlson sus fieles le decían ‘mamá’, mientras que ella se llamaba a sí misma “la Madre de Dios”.

Para el resto del mundo, Carlson era una mujer excéntrica. De hecho, hace algún tiempo se hizo conocida por vender una supuesta cura para el Coronavirus.

Lee también: Acusan a dentista de deformar los rostros de sus pacientes tras ofrecer mejoras estéticas

Recientemente, el pasado 28 de abril, la policía del estado de Colorado halló el cuerpo sin vida de la mujer en una casa del condado de Saguache. Miguel Lamboy, un fiel de Love has won, había dado aviso a las autoridades.

Cuando acudieron al lugar, los oficiales se toparon con una escena cuando menos perturbadora. Según reporta The Denver Post, los agentes encontraron el cadáver de Carlson envuelto en un saco de dormir.

Al cuerpo de la mujer se le habían arrancado los ojos. Y no solo eso. Sus restos habían sido momificados. Su cara había sido maquillada.

Y por si fuera poco, para cuando llegó la policía, Carlson descansaba en una suerte de santuario, adornado con luces navideñas.

Tom Perrin, forense del condado, informó a CNN que recién este martes se pudo confirmar la identidad de la víctima. Asimismo, el experto declaró que Carlson había fallecido hace unas cuatro semanas.

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...