Cerrar Publicidad (10s)

La empresa estadounidense reconoció que parte de su personal orina en botellas de plástico, después de que surgieran pruebas que lo confirman.

Mark Pocan, del partido demócrata de Wisconsin, EE.UU., hizo las acusaciones en Twitter y Amazon terminó por validarlas.

Es más, la compañía se disculpó en primera instancia con el político estadounidense. Esto luego de negar falsamente que los conductores se hubieran visto obligados a recurrir a esta práctica y lo hizo a través de su sitio web.

"El tuit (en el que Amazon negó la información) era incorrecto. No contemplaba nuestra gran población de conductores y, en cambio, se centraba erróneamente solo en nuestros centros de distribución", declaró la empresa.

Lee también: Marwa Elselehdar, primera mujer capitana de Egipto: "Me culparon por bloquear el canal de Suez"

La empresa también añadió que todos sus centros logísticos tienen decenas de baños que los empleados pueden utilizar "en cualquier momento".

Además, Pocan criticó a Amazon por oponerse a los esfuerzos de los trabajadores para sindicalizar un importante centro en Alabama.

"Pagar a los trabajadores US$15 por hora no te convierte en un lugar de trabajo progresista cuando dificultas la formación de sindicatos y haces que los trabajadores orinen en botellas de agua", escribió la semana pasada en un tuit.

La respuesta de Amazon no tardó en llegar: "No se cree realmente lo de orinar en botellas, ¿verdad? Si eso fuera cierto, nadie trabajaría para nosotros".

"Lo cierto es que tenemos más de un millón de empleados increíbles en todo el mundo que están orgullosos de lo que hacen y que reciben excelentes salarios y atención médica desde el primer día", sentenció.

Pruebas de que Amazon sabía la situación de sus trabajadores

Por otra parte, The Intercept informó que obtuvo documentos internos que sugerían que los ejecutivos estaban al tanto de lo que ocurría.

Según los testimonios de los trabajadores y pruebas documentales, la práctica de orinar en estas condiciones estaba "extendida" y se debía a "la presión por cumplir las cuotas" que sus superiores establecían.

En algunos casos, "los empleados incluso defecaban en bolsas", señaló el medio.

Al retractarse, Amazon añadió: "Sabemos que los conductores podrían tener, y tienen, problemas para encontrar baños debido al tráfico o a veces a las rutas rurales. Ese fue especialmente el caso durante el Covid, cuando muchos baños públicos estuvieron cerrados".

La compañía afirmó que el problema es "una cuestión antigua en todo el sector" y que "les gustaría resolverlo".

Finalmente, Pocan rechazó la disculpa el sábado, tuiteando: "No se trata de mí, sino de sus trabajadores, a los que no tratan con suficiente respeto ni dignidad. Empiecen por reconocer las inadecuadas condiciones de trabajo que crearon para TODOS sus trabajadores, luego arréglenlo para todos y, finalmente, dejen que se sindicalicen sin interferencias".

Para esta y otras informaciones, únete gratis a nuestro canal de telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...