Cerrar Publicidad (10s)

El Dr. Christopher Kerr afirmó que las personas somos capaces de ver a nuestros seres queridos antes de morir. Esto incluye cercanos que estén vivo o que ya hayan fallecido.

Por años, la ciencia no ha podido esclarecer el significado que tiene la muerte, la cual tiene una vinculación directa con la vida misma. Durante el último año, la pandemia ha provocado millones de muertes en todo el mundo, personas que fallecen sin estar cerca de sus seres queridos en el final de sus vidas.

En este sentido, los estudios del doctor Christopher Kerr, Universidad de Buffalo, ofrecen datos muy interesantes sobre esta materia. El profesional, que ha estado cerca de muchas personas en sus últimos momentos, afirma que los humanos logran ver a sus seres queridos al final de sus vidas, incluyendo gente que ya falleció.

Las visiones finales de las personas pueden además incluir objetos o mascotas relevantes en la vida de una persona. El doctor, en compañía de la profesora Carine Mardorossian, describe sus experiencias e incluso ofrece ejemplos que fundamentan su teoría en un libro que trata este tema.

"Death is But a Dream: Finding Hope and Meaning at Life's End" (La muerte no es más que un sueño: encontrar esperanza y significado al final de la vida) es el nombre del libro. En detalle, el escrito relata diferente casos de personas que ven a seres querido sin que estos estén en el lugar donde pierden la vida.

De acuerdo con la publicación del médico, los sueños en personas a puntos de morir "ayudan a los pacientes terminales a reunirse con un sentido más auténtico de sí mismos, con las personas que han amado y perdido, aquellas que les traen perdón y paz".

También puedes leer: Aprueban la primera vacuna contra el Covid-19 para animales

Lo que motivó al doctor a escribir el libro es una anécdota que le contó una enfermera de nombre Nancy sobre un paciente con VIH. La funcionaria le afirmó al médico que el paciente estaba soñando con su madre.

"Pongo de relieve la dicotomía entre una visión medicalizada de la muerte, que ve la muerte como una falla orgánica y un problema a resolver, versus una perspectiva más humanista que ve a la persona en su totalidad y, al hacerlo, también honra lo subjetivo, lo interno o las dimensiones experienciales de morir", explicó Kerr.

En conversación con un medio de New York University indicó que "esta última visión no solo es más completa, sino que también considera a la persona en su totalidad en el contexto de su vida. Morir desde este punto de vista es más que un tratado médico o una falla orgánica; es el cierre de una vida".

Por su parte, la doctora Carine Mardorossian fue la encargada de redactar el libro y también obtener el testimonio de personas al borde de la muerte. "Desde la perspectiva de un escritor que no es médico, escribir sobre personas que no conocía significaba que en cierto modo estaba escribiendo ficción, pero solo en la medida en que la ficción es la única forma de alcanzar la verdad. Escribir un libro veraz sobre los sueños del final de la vida significaba hacerle al material lo que la ficción nos enseña a hacer, es decir, imponer algo de orden, selectividad y subjetividad al material que le haría justicia. Todo para representar la realidad que estos pacientes compartían con sinceridad", aseveró la especialista.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...