Cerrar Publicidad (10s)

Un violento caso conmocionó a Rusia y al mundo hace cinco años, cuando una niñera decapitó a una niña de cuatro años, para luego salir a las calles de Moscú con la cabeza de la víctima.

La mujer identificada como Gulchejra Bobokúlova fue trasladada a una clínica psiquiátrica después de este hecho. Sin embargo, el pasado viernes se dio a conocer que la mujer saldrá en libertad.

De acuerdo con el medio The Sun, la madre de la niña, Ekaterina Mescheryakova, señaló que “mi familia no puede sentirse segura si en el futuro Bobokúlova me encuentra a mí o a mi otra hija. Durante la investigación, ella declaró que tenía la intención de matar a toda nuestra familia”.

Lee también: Científicos crean mascarilla nasal para utilizarla al comer o beber

Pese a lo anterior, los médicos rusos del hospital psiquiátrico declararon a la mujer como “curada” de un “trastorno psiquiátrico crónico”. 

La mujer de 43 años, al momento de cometer el crimen salió a las calles a gritar consignas islámicas y decía que era terrorista. Antes de ser detenida con la cabeza de la niña, Bobokúlova amenazó con inmolarse en la vía pública. Además, aseguró que lo había hecho para vengarse de los bombardeos que ordenó Vladimir Putin contra Siria.

Los investigadores del caso aseguraron que la mujer sufría de esquizofrenia. Días después, el juez la declaró inimputable y demente, por lo que se le ordenó recibir un tratamiento psiquiátrico en vez de una condena en prisión.

Hasta el momento se desconoce la fecha en que saldrá en libertad, pero la noticia ya ha generado un rechazo por parte de la ciudadanía rusa.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestra canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...