Cerrar Publicidad (10s)

El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) del Biobío, dio inicio a la temporada de fiscalizaciones y certificaciones a los desembarques de sardina común y anchoveta.

Lo anterior comenzó con la operación de la flota menor a 15 metros de eslora y después de 10 días podrá entrar a faenas la flota artesanal mayor. Esta sería una de las pesquerías de mayor volumen de desembarque a nivel nacional, y es la materia prima para abastecer las plantas pesqueras de reducción (harina y aceite de pescado). Posteriormente, se comercializan en el mercado internacional, y también representa un significativo porcentaje de la canasta exportadora regional.

Un total de 658 embarcaciones artesanales están inscritas para operar en la pesquería del RAE pelágico, el que abarca las zonas marítimas de Ñuble y Biobío, que además concentra sus descargas en los puertos y muelles de Talcahuano, San Vicente, Coronel y Lota. Este año la cuota para sardina común es de 122.890 toneladas y 127.877 toneladas de anchoveta.

Lee también: Entregan reconocimiento a recicladores de base en Chiguayante

El director regional de Sernapesca del Biobío, Claudio Báez, indicó que “la institución está lista y dispuesta para cumplir con el mandato de resguardar el cumplimiento normativo de esta pesquería. Tenemos a nuestros funcionarios para cubrir los diferentes frentes de fiscalización”.

Por otro lado, el Seremi de Economía del Biobío, Mauricio Gutiérrez, señaló que “el año pasado zarparon 405 embarcaciones que le dieron trabajo a 3.549 tripulantes, generando una riqueza económica del orden de los 57 mil millones de pesos en forma directa. A eso tenemos que sumarle toda la actividad anexa como venta de insumos y combustible para embarcaciones, es decir, este un rubro que genera mucho empleo en forma indirecta”.

Por último, el director Báez hizo un llamado a todos los integrantes del mundo pesquero “a armadores artesanales, tripulantes, jefes de flota, a la industria pesquera, encargados de plantas de proceso, a trabajar velando por la sustentabilidad de la sardina común y anchoveta”.

“El resguardo de las especies pelágicas no es sólo un problema de Sernapesca, este tema nos afecta a todos. Por eso el llamado es a respetar la normativa vigente y avisar recaladas por los sistemas dispuestos, declarar el desembarque de manera oportuna y entregar información fidedigna”, finalizó.

Para esta y otras informaciones únete gratis a nuestro canal de Telegram haciendo click aquí.

Cargando más noticias...