Cerrar Publicidad (10s)

Un gran aporte a la reconstrucción del patrimonio histórico ha llevado a cabo la Corporación Aldea Rural en la región,  que partió en el pueblo de Rere y que hoy se extiende desde Santiago a Chiloé.

Al conmemorarse once años del terremoto quedan evidencia la falta de apoyo público-privada para restaurar edificios como Hidroeléctrica Chivilingo, Fuerte de Santa Juana o la Casa Museo Pedro del Rio.

Hace diez años, el pueblo de Rere sólo era conocido por los habitantes de Yumbel o por un grupo reducido de visitantes que, especialmente en época estival, se aventuraban a conocer sus obras patrimoniales. Ellas siguen dando cuenta del pasado glorioso que lo situó antaño como uno de los lugares más importantes de Chile. Hoy, la realidad es muy distinta. El poblado ha alcanzado renombre a nivel de región, existen varias publicaciones en la red sobre su valioso legado, cuenta con un remodelado museo y ha despertado el interés de una mayor cantidad de turistas.

La responsable de aumentar el valor patrimonial de Rere es, sin duda, la Corporación Aldea Rural, una entidad creada en 2008   por una agrupación de empresarios para el rescate del patrimonio y las tradiciones ruarles. En el año 2011 se adjudicó un proyecto financiado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes para restaurar la antigua Casa de Catalina Cano, emplazada en el centro del pueblo. La remodelación de su fachada, de sus amplias habitaciones y jardines exteriores, no sólo hizo que el pueblo reviviera su noble pasado, sino que les devolvió a sus habitantes la esperanza de un futuro promisorio.

Actualmente el Museo y Centro Cultural Casa Cano funciona de manera gratuita para la comunidad y se financia vía Ley de Donaciones Culturales, aportes de empresas privadas  y Fondos del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

El periodista Hansel Silva Vásquez es el Director Ejecutivo de la Corporación Educacional Aldea Rural. Silva es Periodista de la Universidad San Sebastián, posee un Master en Comunicación y Negocios de la Universidad del Desarrollo y actualmente cursa un Máster en Historia y Gestión del Patrimonio Cultural en la Universidad  de Los Andes. Ha recibido innumerables reconocimientos como el otorgado en junio de este año  por la  Cámara de Comercio de Concepción por su aporte a la “Reconstrucción Patrimonial del Biobío” y es autor de innumerables libros y publicaciones sobre la historia del pueblo de Rere y la promoción de la educación de los niños de zonas rurales.

El valor de la identidad regional

Respecto al trabajo de la corporación Hansel Silva, señala que “desde un principio el espíritu de la Corporación Aldea Rural, fue rescatar todas aquellas manifestaciones patrimoniales, culturales y artísticas de nuestra región. Nos propusimos comenzar por la zona donde nace esta corporación, que es la comuna de Yumbel, específicamente en la localidad de Rere. Ahí mismo, en el propio lugar donde los rerinos viven, existe un riqueza histórica y patrimonial que merece ser rescatada para el interés de la gente y de las nuevas generaciones: El Campanario de Rere, el Conjunto Jesuita de la zona y la Casa Cano, que hoy es un museo abierto y gratuito para los visitantes. Además de la relevancia  regional y nacional que tiene la comuna de Yumbel con el Santuario de San Sebastián. Al respecto, hemos propuesto que esta fiesta sea reconocida como una manifestación de nuestro patrimonio cultural inmaterial. En esto la corporación se propuso trabajar con ahínco y hoy los resultados nos llenan de orgullo, lo que ha permitido a nuestra organización lograr un nombre, un prestigio en lo que hacemos. Incluso, nuestro trabajo ha traspasado las fronteras regionales, porque nos han solicitado asesorías de otras zonas del país en la postulación y ejecución de proyectos de carácter patrimonial y cultural”, sentencia.

Ex central Chivilingo
Ex central Chivilingo

La Corporación Educacional Aldea Rural nació el año 2008, ante la necesidad de proteger bienes de alto valor cultural, así como también la de mantener tradiciones, sobre todo, de zonas rurales de la región del Biobío, en un contexto de globalización, donde éstas tienden a diluirse y menospreciarse. Comenzó su trabajo en el pueblo de Rere, comuna de Yumbel,  con la recuperación de una casona que hoy es el Museo Casa Cano de Rere, legado Bicentenario del Gobierno de Chile año 2014.  Con los años ha extendido su trabajo desde Santiago hasta Temuco.

Actualmente, la Corporación financia sus actividades gracias a   la Ley de Donaciones Culturales  y a los aporte de empresas privadas y se dedica a recuperar, impulsar, preservar y difundir obras u otras actividades culturales mediante la restauración y conservación del patrimonio, investigaciones, publicaciones y exposiciones fijas e itinerantes. Además, otorga becas estudiantiles a jóvenes de áreas rurales, como una manera de incentivarlos y apoyarlos en su formación profesional.  Junto a esto mantiene convenios de cooperación y trabajo en conjunto con municipios desde Santiago a Chiloé y Fundaciones internacionales en Latinoamérica.

En el año 2016 la Cámara de Comercio de Concepción premio a la Corporación por su aporte a la reconstrucción patrimonial del Biobío.  Y en Agosto del año 2017, la Fundación Proyecta Memoria y el Gobierno Regional del Biobío otorgo el Premio AMA a la organización por su aporte a mantener vivo el patrimonio  regional. A su vez se encuentra impulsando el Museo de la  Memoria del 27-F en la localidad costera de Coliumo, Tomé. Actualmente a través del Museo Cano de Rere es miembro de la Asociación de Museos Privados de Chile, que  es parte del registro de Museos de la DIBAM.

En año 2020 impulsa el Proyecto “Lázaro” destinado a  recaudar fondos vía Ley de Donaciones Culturales para la preservación del Parque Pedro del Rio Zañartu de Concepción. También y junto al Archivo Histórico de Concepción se han editado libros de interés patrimonial como “Santuario de San Sebastián de Yumbel” y Museo Casa Cano de Rere con gran éxito.

Cargando más noticias...